Quizás es uno de los debates más controvertidos en la vida sexual: ¿hay o no hay un punto G? Y si existe ¿cómo lo encontramos? El punto G es una zona altamente erógena de la vagina que, cuando es estimulado, puede dar lugar a una fuerte excitación sexual y el orgasmo. Aunque el concepto de orgasmos vaginales ha existido desde el siglo 17, el término de “punto G” no fue “descubierto”  hasta la década de 1980. Eric Grafenberg, un ginecólogo alemán, fue el que nombró así a esta región sensible dentro de la vagina en algunas mujeres, en una investigación de 1940.

La controversia en torno al punto G se produce porque no hay un consenso sobre lo que el punto G es, y mientras que algunas mujeres pueden alcanzar el orgasmo mediante la estimulación del punto G, a otras les resulta muy incómodo.

¿Dónde está el punto G?

El punto G se encuentra a unos 5 – 8 cm de la pared anterior de la vagina. Es más fácil de localizar si una mujer se acuesta boca arriba e introduce su dedo índice en la vagina, haciendo señas como si estuviera llamando a alguien; el tejido que rodea la uretra, llamado esponja uretral, comenzará a hincharse. Esta área de inflamación es el punto G. Entonces el punto G se encuentra en el complejo clitourethrovaginal,  el área donde el clítoris, la uretra y la vagina se reúnen. Al principio, este contacto puede hacer que la mujer se sienta como si necesitara orinar, pero después de unos segundos, puede convertirse en una sensación placentera. Sin embargo, para algunas mujeres, esta estimulación es incómoda.

El orgasmo del punto G y la eyaculación femenina

Las respuestas fisiológicas de un orgasmo del punto G son diferentes a aquellas respuestas observadas en los orgasmos del clítoris. Durante los orgasmos del clítoris, la vagina (cerca de la abertura) se hincha; pero en los orgasmos del punto G, el cuello del útero empuja hacia abajo.

El 50% de las mujeres expulsa varios tipos de líquido de su uretra durante la excitación sexual o el coito sexual. Los estudios han demostrado que existen tres tipos de líquidos: la orina, una forma diluida de la orina y la eyaculación femenina. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre estos fluidos?

La liberación de orina durante las relaciones sexuales con penetración es por lo general un resultado de la incontinencia urinaria de esfuerzo. La forma diluida de orina se produce debido a las fuertes contracciones musculares que rodean la vejiga durante el orgasmo femenino. Y la eyaculación femenina, comúnmente reportada con el orgasmo del punto G, es una sustancia muy diferente: las mujeres describen el fluido como parecido a la leche. El contenido de la eyaculación femenina se ha analizado químicamente y se encontró que se parece mucho a las secreciones de la próstata masculina.

La próstata femenina se encuentra dentro de la esponja uretral, un colchón de tejido que rodea la uretra. La esponja uretral y próstata femenina son muy inervadas, lo que puede explicar su sensibilidad cuando son estimuladas.

Por último no eres anormal, extraña o disfuncional si no puedes encontrar tu punto G. La excitación sexual, el deseo y el placer son individuales.