EL RECONOCIMIENTO DE LA FACTURA ELECTRÓNICA COMO TÍTULO VALOR REVOLUCIONARÁ LOS MEDIOS DE FINANCIACIÓN EN COLOMBIA

331

La factura electrónica como título valor y la obligatoriedad en el uso de la factura electrónica, permitirá que las empresas colombianas puedan acceder con mayor facilidad a mecanismos de financiación, facilitando la liquidez y el flujo de caja.

Con la publicación, el pasado 22 de agosto, del Decreto 1349 del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo que reglamenta la condición de la factura electrónica como “título valor”, el Gobierno establece un nuevo mecanismo de financiación para las empresas colombianas, que permitirá mejorar su competitividad y aumentar la productividad del tejido empresarial del país.

La nueva normativa supone, además, un impulso definitivo a la obligatoriedad de uso de la factura electrónica en Colombia. Así, tras su entrada en vigor -el próximo mes de noviembre-, la Dirección Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) podrá establecer la obligación de facturar electrónicamente y, por tanto, seleccionar a los contribuyentes obligados a facturar bajo el nuevo modelo de facturación.

De acuerdo con Alberto Redondo, Director de la Unidad de Marketing y Comunicación de SERES, “La factura electrónica no sólo permite a las empresas mejorar la eficiencia en su relación con sus socios comerciales, sino que genera importantes ahorros derivados de la automatización de los procesos y la eliminación del uso de papel, franqueo, etc., fomentando la aparición de un nuevo mercado de financiación”.

Según Redondo, “el nuevo decreto del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo junto con la obligatoriedad de la factura electrónica impulsada por la DIAN establece un antes y un después en la gestión completa de la factura desde el punto de vista de la tramitación y el cobro, lo que facilitará mayor liquidez y una gestión del flujo de caja más eficiente de las empresas colombianas”.

La norma tiene como objetivo, también, agilizar la negociación de las facturas electrónicas y hacerla más transparente, estableciendo la creación de un registro de facturas electrónicas que sean consideradas como título valor, que estará regido por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Adicionalmente, la creación de dicho registro, que empezará a funcionar en 12 meses, aportará una mayor trazabilidad y seguridad a las transacciones comerciales, puesto que las empresas podrán conocer el estado de las facturas desde la emisión hasta la cancelación.

Para Alberto Redondo, “el nuevo decreto hace equivalentes la factura electrónica y la factura en papel en lo que a financiación se refiere. La factura electrónica no es nueva en Colombia, sino que se lleva usando desde hace años y a lo largo de este tiempo la comunidad de empresarios ha pedido que se equipare a la factura en papel de manera que se pudiera acceder a mercados de financiación”.

¿Cómo financiarse a través a de la factura electrónica?

El Decreto 1349 establece un mecanismo por el cual aquellas empresas que quieran registrar sus facturas electrónicas como título valor deberán poner a disposición de la empresa adquiriente la factura y recibir su aceptación (se considera aceptada siempre se acepte por medios electrónicos o no sea reclamada por contenido erróneo dentro de 3 días hábiles desde su recepción). Una vez aceptada la factura electrónica, el emisor de la misma podrá remitirla como título valor al registro de facturas electrónicas. Con el registro de la misma, se otorgará a la factura electrónica como título valor el derecho de circulación y, por consiguiente, capacidad de negociación.

De esta manera, se permitirá la negociación de la factura electrónica como título valor de forma directa, o bien a través de sistemas de negociación electrónica, lo que dará a las empresas colombianas un margen para negociar y vender las facturas a tasas de descuento más competitivas, lo que se traducirá en un aumento de liquidez.

Este nuevo proceso para registrar las facturas electrónicas como título valor –añade Redondo–es complejo, ya que hay que conectarse con la DIAN para emitirla, con el receptor para buscar la aceptación, con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo para registrarla como título valor y con los sistemas de negociación electrónica para la negociarla. Toda esta complejidad se soluciona apoyándose en un proveedor global de factura electrónica con experiencia”.