Uno de los ríos mejor conservados del país, ubicado en el departamento de Vichada, en la Orinoquia colombiana, acaba de ser designado como un humedal de importancia internacional.

El río Bita, uno de los mayores tesoros naturales del país, que se mantiene intacto casi en un 95%, acaba de ser incluido en la Lista de Humedales de Importancia Internacional de la Convención Ramsar. Este reconocimiento es el resultado del trabajo conjunto entre WWF-Colombia, La Fundación Omacha, el Instituto Humboldt, la Gobernación del Vichada y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, entre otros socios.

Este sábado 23 de junio, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, y el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, estarán en Puerto Carreño, Vichada, para presentar oficialmente la designación. Este es un gran paso en la protección de los ríos del país y en la consolidación de figuras de conservación y uso sostenible para ecosistemas estratégicos en la Orinoquia.

“Con más de 824.500 hectáreas, el Río Bita se convierte en el sitio Ramsar más grande de Colombia, y el primer sitio Ramsar que protege una cuenca entera. Su salud ecológica se convierte en el estándar que debe ser alcanzado por los ríos colombianos, recursos naturales que han sufrido graves problemas de contaminación y pérdida de biodiversidad“, comentó Mary Lou Higgins, directora de WWF-Colombia.

La importancia del río Bita

El Bita es un gran refugio de biodiversidad.  En su recorrido, que supera los 600 kilómetros hasta su desembocadura en el río Orinoco, este afluente alberga especies icónicas como el delfín de río, el pavón, las rayas, la arawana azul y la tortuga charapa. Además, la cuenca tiene grandes extensiones de ecosistemas como morichales y bosques de galería, que son el hogar de para muchas especies de vertebrados.

Con el fin de demostrar su enorme riqueza natural y la urgencia de acciones para su protección, investigadores de diferentes organizaciones han realizado tres caracterizaciones biológicas que hoy permiten saber con certeza que, gracias a su nivel de conservación, en el Bita hay al menos 1.474 especies de plantas, 254 de peces, 30 de anfibios, 59 de reptiles, 201 de aves y 63 de mamíferos incluyendo dantas, venados y jaguares.

Como el resto de la Orinoquía, el Bita no es ajeno a amenazas como el desarrollo de grandes proyectos agroindustriales, sobre todo en caso de que estos no tomen suficientes medidas para ser ecológicamente sostenibles. Por eso, esta designación constituye un gran logro para la protección de ecosistemas dulceacuícolas de la región y el país. Esta figura de conservación busca mantener la integridad y funcionalidad ecológica de los ecosistemas de agua dulce, lo cual requiere armonizar las actividades productivas con la conservación. WWF-Colombia viene trabajando desde hace varios años en la Orinoquia para fortalecer los procesos de toma de decisiones tanto ambientales, como territoriales y sectoriales a diferentes escalas y con diferentes organizaciones públicas, privadas y de la sociedad civil.

Una de las iniciativas más relevantes es el reporte de salud de la cuenca del Orinoco, un completo análisis en el que, durante más de un año y con el liderazgo de WWF, científicos, instituciones, corporaciones, organizaciones, alcaldías, agricultores y pescadores entre otros, evaluaron principales “enfermedades” de los ríos de la región. El resultado es un informe que advierte no solo acerca del estado actual de la cuenca sino también de las principales amenazas que enfrenta.

La Alianza por el Bita

Desde 2014, la Fundación Orinoquia, la Fundación Omacha, la Corporación La Pedregoza y WWF se unieron con el Instituto Alexander von Humboldt, la Gobernación del Vichada, Corporinoquia, la Armada Nacional, Parques Nacionales Naturales y la Fundación Palmarito con el fin de promover una mayor investigación y encontrar una figura de conservación y uso sostenible que permitiera mantener las condiciones de este ecosistema.

Después de investigar varias opciones de categorías de manejo, los esfuerzos de la Alianza se enfocaron en sumar el río Bita a la lista de sitios Ramsar. De acuerdo con Saulo Usma, especialista en agua dulce de WWF-Colombia, al recibir este reconocimiento y designación  internacional, en el río Bita se protegerá “una alta riqueza de especies con el apoyo de las instituciones y los pobladores locales. Además, se conservarán los complejos de humedales como sabanas inundables, caños, matas de monte y morichales, que son el hogar de una gran diversidad de peces. Estos son fuente de ingresos para las poblaciones locales, pues se trata de uno de los principales centros de la pesca deportiva y ornamental en Colombia”.

Notas

¿Qué es un humedal?

De acuerdo con la convención Ramsar, los humedales son zonas en donde el agua es el principal factor que controla el ambiente, así como la vegetación y fauna asociada. Van desde charcas, lagos, ríos, llanuras de inundación y pantanos, hasta los humedales marinos que incluyen costeros que incluyen estuarios y manglares entre otros

A través la Convención Ramsar se busca reconocer a los humedales que, por sus características biológicas y culturales, representan gran importancia, no sólo para el país donde están ubicados, sino para la humanidad.

¿Cuántos sitios Ramsar hay en el mundo?

En el mundo hay 2.200 sitios Ramsar, que abarcan más de 2.1 millones de kilómetros cuadrados. Con la nueva designación del río Bita, Colombia tiene ahora 11 sitios Ramsar con una superficie de casi dos millones de hectáreas.

¿Qué es la convención Ramsar?

Es un tratado intergubernamental que establece marcos para acciones nacionales y para la cooperación entre países con el objetivo de promover la conservación y el uso racional de los humedales en el mundo.