El sangriento intento de golpe de Estado en Turquía deja 265 muertos

312

Golpe de estadoEl Servicio de Inteligencia de Turquía ha dado este sábado por fracasada la intentona golpista que ha vivido el país desde la tarde del viernes, aunque ha indicado que aún quedan algunas bolsas de resistencia por parte de los militares rebeldes, que serán juzgados por traición.

“Es una iniciativa idiota abocada al fracaso y se encuentra ampliamente bajo control”, declaró por teléfono el primer ministro turco, Binali Yildirim, a la cadena de información NTV.

La cifra de víctimas mortales como consecuencia de los enfrentamientos entre golpistas y seguidores de Erdogan han ido en aumento durante la madrugada. El último balance, ofrecido por el primer ministro en la mañana del sábado, señala que han muerto 265 personas, de ellos 104 son golpistas. Además,2.839 militares rebeldes han sido detenidos, entre los que se encuentran dos generales. Ocho hombres han huido esta mañana en un helicóptero militar y han aterrizado en la ciudad griega de Alexandroupolis, donde han pedido asilo. Han sido también arrestados.

A media tarde del viernes, unos inesperados movimientos de tropas en Ankara y el paso rasante de aviones militares sobre la capital crearon preocupación entre la población de la capital. En Estambul, se anunció el cierre los dos puentes del río Bósforo. Una facción del Ejército aseguró tener el control del país después de tomar la televisión pública, el aeropuerto internacional Ataturk, infraestructuras básicas como los puentes y el palacio presidencial.

Desde el principio, el primer ministro Yildirim admitió que se trataba de un golpe de Estado efectuado por un “grupo perteneciente a los militares”, pero dejaba entrever que no lo apoyaba la cúpula. Los golpistas tomaron como rehén al jefe del Estado mayor, Hulusi Akar, aunque fuerzas leales al Gobierno lograron rescatarlo a primera hora de este sábado y llevarlo a un lugar seguro.

A través de la televisión, los militares rebeldes anunciaron que se había impuesto la ley marcial y el toque de queda. Mientras tanto, fuentes presidenciales contradecían estas palabras al asegurar, casi al mismo tiempo, que el presidente Erdogan, que se encontraba de vacaciones, y el Gobierno continuaban en el poder.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente