El santuario de la localidad portuguesa de Fátima acogió este sábado a medio millón de peregrinos de 55 países, atraídos por la visita del papa con motivo del centenario de las apariciones marianas a tres pastorcillos portugueses y la canonización de dos de ellos.

El obispo de Leiría-Fátima, Antonio Marto, ofreció el dato de la procedencia de los peregrinos al final de la homilía, cuando tuvo palabras de agradecimiento al pontífice por su visita al santuario y al que calificó como “peregrino entre los peregrinos”. “Estáis en vuestra casa”, le dijo el prelado al Papa, a quien transmitió “el abrazo y afecto de todo el pueblo católico”.

Entre una cerrada ovación de los 500.000 peregrinos que presenciaron la misa, según datos del Vaticano, Antonio Marto se refirió a Francisco como una voz capaz de abatir muros. “Estaremos siempre unidos a vos”, insistió el obispo luso. Entre las autoridades que asistieron a la misa oficiada por el papa, además del presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa y otras autoridades lusas, estuvieron también los jefes de Estado de Paraguay, Horacio Cartes, y de Santo Tomé y Príncipe, Evaristo do Espírito Santo.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente