Como toda póliza no obligatoria, asegurar el hogar es una inversión necesaria, aunque no indispensable en términos legales. Se trata de una forma responsable de manejar el dinero, con el fin de proteger los bienes del asegurado y a él mismo. Es una medida preventiva para evitar consecuencias mayores, en caso de algún incidente que ponga en riesgo la integridad del asegurado y de toda propiedad que esté cubierta por su póliza.

Un seguro de hogar servirá para brindar seguridad y tranquilidad. Se adapta a las necesidades en términos de pago y de cobertura del asegurado en cuestión, quien puede elegir los planes acorde a su conveniencia. Mientras mayor sea el costo de la prima mensual, mayor será la cobertura monetaria, que a su vez también tendrá más tiempo de permanencia.

Los requisitos para la devolución del importe inicial son accesibles. Solo tiene que haber culminado la vigencia de un plan anterior, estar al día con el pago de todas las primas y no haber sufrido siniestro durante el periodo de la contratación anterior.

¿Qué cubre un seguro de hogar?

grifo

La cobertura básica de los seguros de hogar suelen ser suficientes para proteger la integridad del asegurado. Si bien algunos ofrecen algún beneficio más, suelen ser prescindibles.

Aquí está la protección mínima que la póliza debería ofrecer:

  • Incendios.
  • Rotura de cristales.
  • Robo o su intento.
  • Gastos de alquiler y de alojamiento.
  • Uso fraudulento por parte de terceros, de tarjetas de débito o crédito que estén a
  • nombre del asegurado.
  • Responsabilidad civil.
  • Riesgos de índole político o social.
  • Diversas asistencias domiciliarias, con un copago añadido.
  • Hay algunas condiciones en las que la póliza no puede ser utilizada. Algunos casos son:
    • Vivienda con un uso diferente al habitacional.
    • Vehículos de cualquier tipo.
    • Objetos de valor: joyas, arte, dinero en efectivo.
    • Celulares de cualquier tipo.
    • Viviendas en zonas de maremoto o terremoto.

Seguro de hogar: responsabilidad financiera.

AHORRO

Un seguro de hogar garantiza protección frente a eventos adversos. No es común pensar que un incidente puede ocurrir dentro de la vivienda, pero sí pueden hacerlo. Puede tratarse de una situación poco probable, como incendio, o de algo más común, como la dificultad de pago del alquiler. Incluso se puede utilizar para abaratar los costos de mudanza, por ejemplo. La cobertura funciona para diversas aplicaciones, en beneficio económico del asegurado.

Tener cualquier tipo de póliza de seguros de hogar permite afrontar situaciones que resultarían en pérdidas mucho más graves para la persona. El conseguir dinero de forma inesperada ante alguna urgencia puede resultar en un aprieto económico. Es importante mantener al día el pago de las primas de la póliza; de lo contrario, no se podrá hacer uso de este. Cuando no se está solvente o no se tiene un seguro, si ocurre un incidente, los gastos a cubrir suelen ser mayores a los previstos por el asegurado.

¿Cómo funciona la devolución?

Existen seguros que cuentan con la devolución de una parte del importe pagado. Las características son las siguientes:

  • Para acceder a este beneficio, no se debe haber sufrido un siniestro y estar al día con el pago de las primas.
  • El porcentaje a reintegrar va a variar según el costo y el tiempo de la contratación del seguro.
  • Por lo general, resultará más rentable mientras más tiempo dure el contrato y más alto sea el costo mensual del plan.

Lo más conveniente es que se puede pedir la devolución de parte del monto total de la póliza. Si el contrato es de varios años y con el mayor valor que ofrezca la aseguradora, hay una devolución de hasta el 70%. Cabe destacar que el monto mensual de la prima a pagar es accesible en cualquiera de los planes que elija el asegurado, por lo que no se le dificultará el pago.

Con la póliza se pueden cubrir con facilidad la mayoría de los gastos que se lleguen a presentar. En caso de que no se haya hecho uso de la totalidad de la cobertura, la pérdida económica sería de apenas un 30%, habiendo incluido la protección del seguro.

El seguro de hogar evita que haya una situación en la que el asegurado deba comprometer su integridad económica, después de que haya sido vulnerada la integridad de sus pertenencias. Tener la póliza al día ayuda mucho a afrontar situaciones de emergencia financiera y evitar deudas que pueden durar muchos años.