PAREJA

El viento había esparcido las hojas del otoño en aquella tarde, cuando el ocaso no tenía prisas por partir; el cielo parecía muy alto y más azul, y las blancas nubes aceleraban su vuelo, como jugando a volar con los pájaros que a esa hora surcaban el espacio.

Ella se vistió de azul para ir al encuentro de su amor, estaba pálida, sin maquillaje, abrigada por el tibio anhelo de su abrazo, en medio de una calle cualquiera.
Al cruzar por un pequeño parque rodeado de árboles, se encontraron en silencio. Ahí estaba él, con su sonrisa de niño y esa mirada que a ella le decía todo lo que quería escuchar; habían pasado tantos años, cada quien con su vida lejos el uno del otro, casi sin conocerse, pero por esas cosas del destino se habían encontrado y se habían reconocido.

Cuántas mujeres hemos abrigado en nuestro corazón el encuentro del hombre ideal para compartir nuestra vida, imaginando ese día especial del encuentro a esa cita tan anhelada, talvez no todas ven realizado ese sueño, vivimos en una sociedad donde impera la superficialidad, que tanto hombres como mujeres, ven pasar sus días sin encontrar a esa persona que llegue a completar sus ideales.

Casi siempre nos encontramos con personas exitosas en muchos aspectos de su vida, y sin embargo están solos, sin esa otra mitad, que es parte fundamental tanto para el hombre como para la mujer, que haga que su vida florezca y tenga sentido, pues la pareja debe ser compañero(a) en todo momento, y no es que todo deba ser perfecto para sentirse plenamente satisfecho, la pareja es esa persona que llega a nuestra vida para complementarnos, para ayudarnos a crecer en esas áreas donde aún nos falta madurar como ser humano, hombre o mujer, y más que todo, a ser esa parte idónea con quien cumplir nuestra misión en esta tierra.

Pero, ¿Qué es el amor entre un hombre y una mujer?

Considero que es ser respetuoso y amable. El amor significa relacionarse con los demás mientras se les permite ser quienes son. El amor es lo que nos permite tocar suavemente la puerta del corazón de alguien más y estar agradecidos por la oportunidad de ver dentro de él.

Todos tenemos la capacidad de construir una vida plena y abundante, ya que esta no se obtiene a través de la acumulación de cosas de este mundo: riqueza, honor, reconocimiento, estatus o ni siquiera conocimiento. Una persona puede tener todo esto y sentir que algo le falta. Ese “algo” es esa energía, es esa la Luz espiritual que revelamos a través de sentirnos completos y de nuestro esfuerzo por compartir genuinamente. Una vida plena y abundante es el resultado de estas cosas, del amor y el cariño verdadero, y de la familia y la comunidad que hemos ayudado a desarrollar y construir.

Por: Lucy Angélica García Chica
Lucy-Angelica-Garcia-Chica

Escritora y Poeta