El Supremo obstaculiza todos los caminos para desalojar a Maduro de la presidencia

177
camara por Bolivar

Nicolás MaduroEl Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, controlado por el chavismo, ha terminado de cerrar todas las opciones barajadas por la oposición para culminar de forma anticipada con el gobierno de Nicolás Maduro. Este lunes la Sala Constitucional ha publicado una ponencia que se anticipa a la aprobación de una enmienda de la carta magna en la Asamblea Nacional, que recortará el período de seis a cuatro años y que convocará a elecciones en diciembre.

Se trata de la última carta legal impulsada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición de partidos opositores, en un esfuerzo por desalojar a quienes consideran como responsables de la profunda crisis social y económica de la nación sudamericana. La ponencia descarta que una eventual modificación de la Constitución tenga efectos inmediatos o de aplicación retroactiva sobre el actual período presidencial, aunque admite que el recorte del período presidencial a cuatro años es viable siempre que se apruebe en un referéndum.

El presidente del Legislativo, Henry Ramos Allup, ha criticado duramente al Supremo por la decisión, que ni siquiera ha sido sometida a la primera discusión en la cámara. “A todos los malhechores de la Sala Constitucional: la enmienda no es un fraude constitucional. Fraude constitucional son ustedes. Ya verán”, escribió en su cuenta de Twitter. El director de debates ya había advertido que esperaba una medida del Supremo contra la iniciativa.

Este nuevo varapalo que recibe la Asamblea Nacional se suma a las reiteradas interpretaciones contrarias a sus intereses de los restantes poderes públicos. La semana pasada el Consejo Nacional Electoral, que también tiene mayoría chavista, ha dilatado la convocatoria a un referéndum revocatorio del mandato del presidente Maduro.

Desde hace más de un mes la MUD está pidiendo al tribunal electoral que apruebe el formato necesario para que el 1% del padrón electoral solicite el plebiscito. Cada día que transcurre sin decisión favorece al chavismo. Si la consulta electoral se efectúa después del cuarto año de mandato de Maduro y es revocado, el vicepresidente terminaría el período.

El miércoles la oposición ha anunciado que marchará por las calles de Caracas para solicitar al CNE que agilice el trámite. El organismo comicial ha respondido a esa notificación con un comunicado en el que aclara que sus autoridades no aceptarán “chantajes y presiones”. La opositora María Corina Machado ha invitado a la protesta a los adversarios de Maduro con esta arenga en Twitter: “Como el TSJ y el CNE cierran la vía institucional, abriremos en la calle el cauce democrático para el cambio político urgente”.

Se trata de una nueva cumbre en el conflicto político que mantienen los seguidores y los adversarios de Hugo Chávez, fallecido en 2013, y cuyo proyecto político de corte estatista está siendo interpretado por sus herederos como la liquidación total de cualquier otra forma distinta de manejar los asuntos del Estado. Con el apoyo de las instituciones que controla el Presidente parece poner la proa rumbo al término de su mandato.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente