El terrorista de Londres, un converso al islam en la cuna del yihadismo inglés

111

El autor del atentado de Westminster, Khalid Masood, era un británico de 52 años, profesor de inglés y padre de tres hijos, pero en los últimos años se la ha asociado con varias mujeres (una de ellas detenida). Vivía en Birmingham, considerada como la capital del yihadismo británico, y allí mismo alquiló el coche todo-terreno con el que causó la muerte de tres personas y provocó 29 heridos, antes de apuñalar a un policía en el recinto del Parlamento británico y de morir abatido a tiros.

Masood fue bautizado como Adrian Elms y se crió con su madre soltera antes de su conversión al islam, que se produjo a su paso por la cárcel. Según revela The Daily Mail, su detención en el 2003 fue por apuñalar en la cara a un hombre, que resultó gravemente herido y necesitó cirujía estética para recuperarse de las heridas. Cumplió condena de varios meses de cárcel y fue entre rejas donde fue “adoctrinado” por un grupo de presos extremistas.

Sus vecinos de Birmingham le describieron como un hombre religioso, taciturno y corpulento. Su afición al culturismo se remonta también al tiempo que pasó en la cárcel. “Era tipo amable, que pasaba mucho tiempo cuidando el jardín y las plantas”, declaró su vecina Iwona Romek. “Cuando vi las imágenes en televisión, le reconocí como el hombre que vivía aquí al lado. La policía nos despertó por la noche aporreando la entrada de su casa y gritando: “¡Abran la puerta, abran la puerta!””.

El Estado Islámico (IS) reivindicó entre tanto el atentado, alegando que fue perpetrado por “un soldado del califato”. La organización yihadista lo anunció en un escueto mensaje difundido por su agencia de noticias afín Al Amaq, como sucedió en los atentados inspirados por el grupo en Niza y Berlín.

Scotland Yard considera que Masood -detenido en dos ocasiones por “ofensa pública” y por posesión de “arma blanca”- actuó por cuenta propia y era un “lobo solitario”. Horas después del atentado, sin embargo, la policía detuvo a ocho personas seis operaciones en varios puntos del país, principalmente en Birmingham y Londres, bajo la acusación de estar preparando atentados terroristas.

Masood nació en el condado de Kent, posiblemente de familia de origen pakistaní o afgano. Según revela la cadena ‘Skynews’ era un “converso” al islam y un fanático del ‘bodybuilding’. Scotland Yard ha asegurado que no había sido “objeto de investigación” y que no habían informes de inteligencia relacionándole con actividades terroristas o con preparación de atentados.

“Inspirado por el terrorismo internacional”

La policía ha reconocido si embargo que el MI5 llegó a seguir sus pasos hace tiempo por sus posibles conexiones con el extremismo islámico y que era conocido con varios ‘alias’ en el momento de su última detención en el 2003 (la anterior fue en 1983). Scotland Yard reconoció que actuó “inspirado por el terrorismo internacional”.

Según se desprende del mensaje del IS difundido por la agencia Al Amaq, el ataque pudo estar efectivamente inspirado en el grupo que dirige Abu Bakr al Bagdadi y sus llamadas a atentar en Occidente, lo que descarta la tesis de una embestida directamente dirigida desde Siria o Irak.

Es, además, la misma terminología empleada por la agencias de noticia en los ataques contra un mercadillo navideño en Berlín el pasado diciembre y Niza en julio. En ambos casos, el IS trató de apropiarse de la tragedia a través de un comunicado divulgado un día después por Al Amaq. En los citados ataques, el autor fue tildado de “soldado del califato” que había acudido a la llamada del grupo a golpear las naciones que participan en la coalición internacional que bombardea sus posiciones en Siria e Irak.

Los primeros detalles sobre el terrorista, que murió después del tiroteo y en el hospital, los dio la primera ministra Theresa May en el propio Parlamento, que reabrió sus puertas a primeras horas de la mañana y en una señal de tantas señales de “vuelta a la normalidad” con la que el Gobierno británico respondió al ataque terrorista.

May confirmó que el autor del atentado era un ciudadano británico y que había sido investigado por los servicios de inteligencia MI5. La ‘pemier’ recalcó que era en cualquier caso “una figura periférica” y “no formaba parte de las investigaciones recientes de los servicios de inteligencia”.

La mandataria aseguró también que el agresor planeó el ataque, coincidiendo con el aniversario de los atentados de Bruselas, “inspirado por la ideología islámica”. La ‘premier’ concluyó que la policía está convencida de que actuó “en solitario” y advirtió de que “no hay razones para creer que puede haber otros ataques inminentes”, por lo que la alerta terrorista seguirá como hasta ahora en el segundo máximo nivel, “riesgo severo”.

Tributo a las víctimas

“No estamos asustados”, proclamó la líder conservadora, haciéndose eco de la consigna difundida desde la noche anterior por las redes sociales. “Nuestra resolución nunca flaqueará frente al terrorismo”, recalcó, en el momento de instar los británicos a responder al atentado con “millón de actos de normalidad”.

“Vamos a dar una respuesta que niegue la victoria a nuestros enemigos”, dijo. “Una respuesta que les impida ganar y que muestre que nunca nos rendiremos (…) Nuestras calles están llenas, las oficinas y los cafés están rebosantes. Conforme hablo, millones de viajeros están subiéndose a los trenes y a los aviones para viajar la Londres y ver por sí mismos la mejor ciudad de la Tierra”.

La inusual sesión parlamentaria, al día siguiente del “cerrojazo” de cinco horas por el atentado que forzó también la evacuación de May en un coche de camuflaje de la policía, estuvo precedida de un minuto de silencio por las víctimas mortales. Los parlamentarios rindieron luego tributo a Keith Palmer, 48 años, asesinado a cuchilladas por el terrorista en la plaza que precede a la entrada del Parlamento.

Hubo también una mención especial para Aysha Frade, la profesora de español con raíces gallegas, que murió arrollada en el puente de Westminster, al igual que el norteamericano Kurt Cohran, de 54 años, natural de Utah, que celebraba el 25 aniversario de boda junto a su esposa, Melissa.

De los 29 heridos, doce son británicos y el resto de varias nacionalidades, sobre todo franceses, coreanos y rumanos, como la arquitecta Andreea Cristea, que fue rescatada tras saltar al río Támesis para evitar ser aptropellada. Al menos siete de los heridos se encuentran en estado crítico.

¿Un lobo solitario?

Scotland Yard dio entre tanto más detalles sobre los ocho detenidos, bajo la acusación de “sospecha de preparación de atentados terroristas”. Aunque la policía cree que Khalid Masood actuó en solitario y no contó con la ayuda de ningún cómplice sobre el terreno, la investigación no descarta que existiera “una conspiración para dar apoyo a la ataque”.

La mayoría de los arrestos (en su mayoría hombres y mujeres jóvenes, de 21 a 28 años) se produjeron en Birmigham, la segunda ciudad británica, donde fue también detenido un hombre de 58 años. El resto de las operaciones policiales se realizaron en Londres, Brigton, Sussex, Gales y Carmathanshire.

La capital británica fue recuperando poco a poco la normalidad y el puente de Westminster volvió a quedar abierto al tráfico y a los peatones en apenas 24 horas después del incidente. Cientos de británicos acudieron por la tarde a la vigilia por las víctimas a la que se sumó el alcalde musulmán, Sadiq Khan.

“La razón por la que los terroristas quieren atacar Londres es porque odian el hecho de que no solo nos toleramos unos a otro -sean cristianos, musulmanes, judíos, hindús, sijs, budistas o seguidores de cualquier otra fe- sino que además nos respetamos y lo celebramos, y así va a seguir siendo”, dijo Sadiq Khan, criticado el día anterior por Donad Trump Jr. por su tibieza a la hora de condenar el terrorismo.

El Consejo Musulmán Británico emitió por su parte una dura condena del atentado de Westmisnter. “Ha sido un ataque cobarde y depravado”, declaró el secretario general Harun Khan. “No hay justificación para un acto así. La mejor respuesta a esta provocación es hacer una demostración de solidaridad y no permitir que los terroristas nos dividan. Yo espero que los hermanos y hermanas musulmanes salgan al encuentro de los londinenses y los británicos para demostrar que no permitiremos que el odio destruya nuestro modo de vida”.

00:4301:20 HQ Sadiq Khan: “Los ciudadanos de Londres nunca serán intimidados por el terrorismo”