El Viceministro del Interior, Luis Ernesto Gómez, renunció a su cargo

201
Exviceministro de Interior Luis Ernesto Gómez. Foto cortesía.

El viceministro del Interior, Luis Ernesto Gómez, presentó su renuncia al Presidente de la República, Juan Manuel Santos luego de trabajar cinco años en su Gobierno. Un año y medio en este cargo y anteriormente como viceministro de Trabajo.

“Hoy presento mi renuncia al cargo de viceministro del Interior. Gracias presidente @JuanManSantos y ministro @riveraguillermo por su confianza y por permitirme servir. Mi generación es la llamada a hacer realidad los sueños de todo un país”, así lo manifestó el funcionario en su cuenta de Twitter

En su paso por el Gobierno dejó claro que se puede innovar en la relación entre Estado y ciudadanía. Su gestión se destacó por promover la movilización e incidencia directa de los colombianos “de a pie” en las políticas de las instituciones, que los involucraba directamente, logrando resultados concretos y  efectivos.

Así lo demostró con #CausasCiudadanas, una iniciativa que diseñó, implementó y se convirtió en un experiencia única en la región, apoyada por 1.073.324 firmas digitales que obligaron a varias instituciones del Estado a responderles a los ciudadanos que se manifestaron por redes sociales y plataformas digitales para combatir la injusticia, defender los derechos de las minorías, proteger al medio ambiente y a los animales, e incluso lograr el mantenimiento o arreglo de obras civiles, entre otras.

Gracias a su gestión, en el marco de este programa, se aprobó en primer debate en la Comisión V del Senado el Proyecto de Ley para prohibir el uso del Asbesto en Colombia (que sigue su curso en el Congreso); se revirtió la decisión de excluir las preguntas relacionadas con discapacidad en el Censo 2018, y el presidente Juan Manuel Santos firmó un decreto para promover espacios  libres de discriminación y que estos a su vez puedan ser identificados con el sello #AquiEntranTod@s.

Así mismo, logró que los animales de Santa Marta contaran con una Política Pública de protección y bienestar; se recuperó un refugio de abuelos en Bogotá y se obtuvo una salida concertada entre la comunidad y las autoridades de Tabio, Cundinamarca, para impedir el cierre de la Fundación AnimaLove que garantizó la protección de los 286 perros y 26 gatos; entre otras causas que los ciudadanos ya veían perdidas.

Además, para garantizar que la construcción del proyecto de Ley de la Reforma Política tuviera la participación de los colombianos, especialmente de las nuevas ciudadanías, diseñó la estrategia “REDforma Política”. A través de esta se les convocó públicamente y se recogieron las mejores propuestas en las universidades del país y por medios digitales, que fueron incluidas en el documento que se discutió en el Congreso.

Durante su trabajo en este despacho, también estuvo al frente de los diálogos con la Minga Indígena Nacional. Después de 12 días de concertación logró suspender la movilización y llegar a acuerdos definitivos con los líderes de estos grupos étnicos. Asimismo, lideró junto a los barristas de futbol diferentes acciones para avanzar en la seguridad y la convivencia de este espectáculo deportivo y fortalecer el barrismo social en las regiones; entre otras gestiones.

Cuando se desempeñó como viceministro de Trabajo impulsó el programa 40 mil primeros empleos y la Ley Pro-joven (ley 1780) que eliminó el requisito de la libreta militar para trabajar y creó  incentivos tributarios y financieros para el emprendimiento y la empleabilidad juvenil. Por esta labor fue nominado, en el 2016, por la revista Semana como uno de los mejores líderes del año.

Fue Director General del Servicio Público de Empleo, cargo al que llegó desde su creación en el 2013, después de haber formado parte del equipo que promovió el trámite legislativo y su implementación.

El funcionario ha sido un innovador por excelencia y dedicado al servicio público. Su búsqueda constante se ha centrado en la modernización del Estado y la actualización de las instituciones democraticas; así como, en la defensa de la participación de los jóvenes en los diferentes sectores de la sociedad y de su poder transformador en la democracia colombiana.