Durante los últimos días el volcán Popocatépetl, ubicado en el estado mexicano de Puebla, aumentó su actividad poniendo en alerta a las autoridades quienes pidieron a la población cercana que sigan los cuidados dados en el momento de la alerta.

Dos nuevas explosiones fueron registradas en la mañana de este jueves y estuvieron acompañadas por importantes fumarolas. La última, con un alto contenido de cenizas superó el kilómetro de altura y se movió en dirección oeste-sudoeste, detalló el coordinador nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, Luis Felipe Puente.

De inmediato, el funcionario instó a la población a seguir las recomendaciones sanitarias en las zonas de alcance del volcán, como taparse la boca y la nariz con un pañuelo húmedo o un barbijo, limpiarse los ojos con agua pura, evitar las actividades al aire libre y cerrar las puertas y ventanas de las casas. Además, en algunos municipios cercanos iniciaron con la preparación de albergues para mantener a la población segura y alejada de los efectos de una posible erupción.

Según el Centro Nacional de Prevención de Desastres, el Semáforo de Alerta Volcánica se encuentra en Amarillo Fase 2. Esto significa que las explosiones de escala baja e intermedia podrían continuar, además de producirse lluvias de cenizas leves a moderadas y flujos piroclásticos y de lodo de corto alcance.

La actividad del volcán aumentó desde el terremoto que azotó el centro de México el pasado 19 de septiembre del 2017. Desde ese momento, hubo constantes explosiones y expulsión de densas columnas de cenizas.