Emergencia sanitaria en Popayán por bloqueo al relleno sanitario

Los aproximadamente 150 habitantes de La Yunga bloquean el único acceso al relleno sanitario.

445

Las autoridades declararon la emergencia sanitaria, a raíz de la imposibilidad que tiene Serviaseo Popayán, empresa encargada del manejo de las basuras en la ciudad, de ingresar al relleno sanitario por una protesta que se adelanta en la única vía de acceso al lugar.

La decisión se toma cuatro días después de iniciarse la movilización ciudadana, desde ese momento, los camiones recolectores no han podido ingresar al relleno sanitario ‘Los Picachos’, deposito final de las basuras, afectando la recolección de la misma en Popayán y en otros 14 municipios que usan este vertedero de desechos, como El Tambo, Piendamó, La Sierra, entre otros.

A pesar de los intentos de los funcionarios de la Alcaldía de llegar a acuerdos con los manifestantes, hasta el momento no hay paso hacia el relleno y los habitantes de la vereda La Yunga, protagonistas de la protesta, continúan obstaculizando el paso, exigiendo que las autoridades cumplan con pasados acuerdos, los cuales nacieron, paradójicamente, de una protesta similar.

Entre los reclamos de los manifestantes está el compromiso de pavimentar la vía de acceso al relleno sanitario y sobre el manejo adecuado de los lixiviados que se generan en este relleno, ubicado en la vereda La Yunga, zona rural de la capital del Cauca, situaciones que, en palabras de los reclamantes, quedaron en el olvido de las autoridades administrativas.

“Se incluyen puntos del manejo del relleno sanitario por parte de Serviaseo como de la alcaldía de Popayán. Vemos por ejemplo que se trajo la planta de tratamiento de lixiviados pero que no tiene la capacidad para atender todos esos líquidos; cuando levantamos el paro, hace ya un año, el compromiso pactado entonces era evacuar al menos cuatro fondajes y ahora no tenemos ni uno desocupado, eso entonces nos obligó a la vías de hecho. También hay incumplimientos temas en salud y educación pactados”, afirmó Robinsón Astudillo, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Yunga.

En relación con el tema de la vía, la única que comunica la ciudad con el relleno sanitario, los habitantes del sector denuncian que el mal estado de la misma genera que los camiones no tengan estabilidad a la hora de llegar al lugar, dejando esparcidos desechos sobre la carretera, situación que afecta la salud de los pobladores.

“En su tiempo, el ex gobernador del Cauca Temístocles Ortega, hace un año, nos hizo una asignación de dos mil millones de pesos y hoy no hemos visto el primer metro de pavimentación, pero nosotros no estamos dispuestos a abrir la vía hasta que conversemos en una mesa para encontrar soluciones. Además se dice que acá se mueven intereses personales pero nadie ha pedido eso, solo es el tema comunitario”, comentó el líder comunal, quien denunció además que fueron golpeados por integrantes del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, en su intentó por dar paso a los camiones recolectores.

A raíz de estos bloqueos, se alteró la recolección de basuras en la ciudad, al punto que se van incrementando los puntos donde los ciudadanos depositan los desechos, desdibujando el paisaje urbano porque son muy visibles los montículos de bolsas con desperdicios, los cuales terminan regados sobre los andenes.

La alcaldía está cumpliendo

Frente a esta situación, el secretario de Gobierno de Popayán, César Sánchez, explicó que la administración municipal tiene toda la voluntad para conversar con los habitantes de La Yunga, en aras de solucionar esta problemática, a la hora de exponer los cumplimientos adelantados hasta el momento frente a lo pactado en pasadas movilizaciones.

“La secretaría de Infraestructura del municipio le mostró a la gente el compromiso de las 30 volquetadas de material para la carretera que llegó a la vereda El Tablón, pero no alcanzaron hasta los ramales como ellos querían, pero sí a la vía principal, el problema es que hay una división interna de la comunidad, entonces reclaman más material, lo cual se analizará si alcanza porque hay necesidad”, explicó el funcionario, quien recalcó que no comparten las vías de hecho a la hora de alcanzar soluciones comunitarias.

Por eso, y al ver que los manifestantes no tienen la intención de despejar la vía, las autoridades decretaron la emergencia sanitaria en la ciudad, disposición que se mantendrá por dos meses, tiempo donde se espera se alcancen acuerdos con la comunidad de La Yunga.

Además, la disposición busca mitigar la dificultad a la hora de la recolección de las basuras en el área metropolitana y su destino final, empezando a aplicar medidas como el uso de las volquetas del municipio y de la empresa recolectora para recoger los desechos y trasladarlos hasta el sitio donde permanecen parqueados los camiones recolectores de Serviaseo Popayán, con la esperanza de que den paso hacia el relleno. La idea es evitar la acumulación de estos elementos en sitio públicos de la ciudad.

Por el momento, los aproximadamente 150 habitantes de La Yunga bloquean el único acceso al relleno sanitario, como forma de presionar a las autoridades para que les cumplan.