. A partir del pasado primero de septiembre, todas las empresas que forman parte del grupo de Grandes Contribuyentes de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales – DIAN debieron comenzar a facturar electrónicamente, de acuerdo con el estatuto tributario y a las normas impuestas. Hasta marzo de 2018 la entidad recibió la solicitud de 199.258 empresas y estima que para enero de 2019 habrá 450.000 facturadores electrónicos reportando bajo dicho sistema.

Según datos de la DIAN éstas son las sanciones en las que podría incurrir su empresa en caso de no implementar la factura electrónica en los tiempos establecidos:
● Sanciones de hasta del diez por ciento (10%) del valor de las operaciones no facturadas
● Sanción del 1% del valor de las operaciones facturadas sin el cumplimiento de los requisitos legales, sin exceder de un millón de pesos ($ 1.000.000). (Valor año base 1987)
● Cuando haya reincidencia, se podrá aplicar la sanción de clausura o cierre del establecimiento de comercio, oficina, consultorio, o sitio donde se ejerza la actividad, profesión u oficio, de conformidad con lo dispuesto en los Artículos 640, 657 y 658.

Lo ideal es que las empresas no dejen para el mes de diciembre la preparación y revisión de sus procesos de negocio y sistemas de información para cumplir con este nuevo esquema de facturación en Colombia.

¿Qué pasa si una pyme no se suma a la facturación electrónica?

Para Juan Miguel Tirado, Director Regional de Marketing de Gosocket, “se sigue presentando la percepción y la desinformación dentro de algunas compañías que asocian esta implementación con pagos de nuevos impuestos y, por el contrario, la facturación electrónica trae muchos beneficios”.

Para aquellos a los que por ley les quedan un mes más para dar cumplimiento al Decreto 2242 de la DIAN, es bueno recordarles que se obliga a las empresas a iniciar la adaptación de esta nueva tecnología dentro de su compañía y así mismo la respectiva capacitación de personal para lograr dar cumplimiento.

¿La factura electrónica es obligatoria?

De acuerdo con la Ley de factura electrónica, a partir del 1 enero de 2019 es obligatorio para todas las empresas reemplazar la generación de factura emitida por computador a factura electrónica, es así que las empresas que no lo hagan no tendrán forma de generar facturas, es decir, generar ingresos.

Además, para muchos no es claro que la implementación de la factura es algo serio y delicado. Los empresarios deben estar al tanto que el hecho de no cumplir con la medida los expone a sanciones legales que están establecidas en el artículo 651 del Estatuto Tributario.

Es claro que quedan unos meses para comenzar este proceso, pero la recomendación desde Gosocket es hacerlo desde ya para evitar futuras sanciones, teniendo en cuenta que una empresa se puede tomar aproximadamente 5 meses para habilitar esta implementación.

¿Quiénes estarán obligados a facturar electrónicamente?

Todas las empresas clasificadas como Grandes Contribuyentes y aquellas empresas seleccionados paulatinamente a través de resoluciones de la DIAN. Así mismo, aquellas empresas que cuentan con un total de 6 meses para habilitarse como facturadores electrónicos, de esos, son 3 meses que les otorga el decreto 2242 y 3 meses adicionales que les da el estatuto tributario.

Además, hay un grupo de empresas “voluntarias” que escogen libremente si quieren reemplazar el sistema de facturación manual o por computador y empezar a facturar electrónicamente. A estas empresas se les dará un total de 6 meses para habilitarse como facturadores electrónicos.

¿Cuáles son los beneficios para las empresas que implementarán facturación electrónica?

Esta implementación beneficia no solo a las empresas, sino también al estado y a todos los consumidores, asegura Juan Miguel Tirado, Director Regional de Marketing de Gosocket.
“Al Estado le permitirá la modernización del recaudo de impuestos y evitar su evasión. A las empresas les ayudará a mejorar la relación con clientes y proveedores, con el cumplimiento de las obligaciones tributarias, genera transparencia y trazabilidad, así como responsabilidad ambiental empresarial ya que se hace una reducción de costos de emisión, envío y almacenamiento de facturas, así como aumenta la eficiencia de procesos administrativos” puntualiza el vocero.

Adicionalmente el consumidor también se beneficia con la implementación ya que los recibos que le entregarán al momento de hacer una compra serán digitales, lo que le permitirá automatizar su proceso de contabilidad y en un futuro, gracias a aplicaciones podrá saber cuánto ha gastado y cuánto le queda para llevar un mejor control de sus ingresos.

Es importante contar con un proveedor tecnológico que facilite la implementación de la facturación electrónica en Colombia, esto le garantizará a la compañía desarrollar procesos organizados y reglamentados.