En el corazón cocalero del frente disidente de las Farc

263

Se han quedado con los brazos cruzados  y los bolsillos casi limpios este primer semestre y en medio de una atractiva cosecha cocalera. El Frente Primero de las Farc –opositor del proceso de paz- perdió de sus rentas 10 millones de dólares que pretendía coronar si extraían la cocaína que producirían este semestre del año sus 104 laboratorios de procesamiento de hoja de coca en Miraflores, El Retorno, San José y Calamar, Guaviare.

Sin embargo, no corrieron con suerte. 120 hombres Jungla de la Policía Antinarcóticos apoyados con más de siete aviones de la Fuerza Aérea Colombiana desembarcaron en la zona y arrasaron con lo que encontraron.

En Calamar, el grupo guerrillero disparó varias veces a los antinarcóticos, pero se ausentó temor. En las demás localidades ni se aparecieron. Por aire aeronaves estaban listas para atacar, mientras en tierra policías armados hasta los dientes regaban gasolina y prendían fuego a los complejos cocaleros. Algunos campesinos- partícipes del negocio- ni se inmutaron.

Caracol Radio se internó en una de las plantas de procesamiento de hoja de coca a dos horas en helicóptero de San José, pero a dos en carro bordeando y observando la voluptuosidad del río Guaviare. En medio de la espesa selva, se refugiaba el último de los campamentos: tejas de zinc, cemento, estructuras en madera hacían parte de su construcción visiblemente moderna que se sostenía desde dos años atrás. Un fuerte y penetrable olor esparcido desde anchas canecas confirmaban el ilícito en medio de la selva:gasolina, ácido sulfúrico, clorhídrico, permanganato de potasio, químicos con que procesan la hoja y cuyo desenlace termina contaminando el río Guaviare.

Sus frustrados socios

En la zona, este frente rebelde de las Farc ‘se jodió’, coincidieron algunos policías que participaron en la operación.  En el norte del Guaviare- por ejemplo- la guerrilla perdió su venta con Los Puntilleros y el Clan del Golfo que se quedaron esperando la droga que procesarían en Meta y que moverían al centro del país.

Lo mismo bandas narcotraficantes de Brasil, Perú y Venezuela que tenían negocios con el Frente Primero, pero que- de momento- tendrán que buscar otro socio o esperar cuatro meses a que la guerrilla recupere sus plantas procesadoras, si es que la Policía y la Fuerza Aérea lo permiten.

Otra economía

Caracol Radio conoció que en Guaviare el Frente Primero archivó su economía de billetes por cocaína. Los campesinos cultivan la mata, pero deben venderla a las Farc, quien después decide si entregársela al Golfo, a Los Puntilleros o enviarla a Brasil o Perú

Por cada kilo que se venda, el valor de 150 gramos va a los bolsillos de Iván ‘Mordisco’, su principal comandante o a los de ‘Danilo’, otro guerrillero y financista, que se aprovecha de las ramificaciones del río Guaviare para mover su oscura economía bajo la seguridad de 250 de sus hombres.

El general José Ángel Mendoza, comandante de la Policía Antinarcóticos, llegó hasta la zona que hasta hace diez años servía de celestina a la Escuela de Mandos de la Columna Joselo Losada de las Farc, un centro de entrenamiento hasta donde concurrían los guerrilleros que querían ascender.

El oficial – quien primero habló con sus hombres, los felicitó y los invitó a seguir atacando el narcotráfico en el país- confirmó la operación,  dijo que se incautaron 1700 kilogramos de base, 38 toneladas de hoja de coca, cinco toneladas de químicos y 16 mil galones de gasolina.

Aunque destacó que sus hombres no fueron atacados durante los siete días de operaciones en Guaviare, policías de menor rango creen que el éxito obedeció a que los antinarcóticos llegaron fuertes, blindados, acompañados durante más de treinta horas de helicópteros y aviones de la Fuerza Aérea Colombiana.

Por ahora, mientras la policía celebra el triunfo, en Guaviare el precio de la base de coca se trepó en las nubes. Antes, un kilo se conseguía en 500 mil pesos. Ahora, pasa los 2 millones 500 mil pesos. El precio aumentará con los días.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente