Sin producirse la certificación de la Misión de la ONU, pero tácitamente validando lo dicho por el presidente Juan Manuel Santos, los líderes de las FARC afirmaron que ya entregaron el 100% de las armas y que se están preparando para convertirse en partido político.
Al efecto, alias Carlos Antonio Lozada, confirmó en su cuenta en Twitter que el próximo martes 27 de junio se cumplirá «el acto histórico de la etapa final de dejación de armas».

Por su parte el Alto Comisionado de Paz Sergio Jaramillo dio cuenta en Twitter que «en la zona veredal La Carmelita Putumayo, avanza una de las últimas jornadas de dejación de armas, certificación, acreditación y firma del acta de compromiso de miembros de las FARC».

Mientras tanto, alias Timochenko, informó que realiza una gira por las distintas zonas de concentración de los integrantes del grupo guerrillero «para aclarar dudas y proyecciones». La víspera estuvo en la zona veredal de Caño Indio, en jurisdicción del municipio de Tibú, dentro de la región del Catatumbo, en el departamento de Norte de Santander, sector fronterizo con Venezuela, que venían compartiendo con el otro reducto guerrillero del ELN.

Alias Timochenko establece en su cuenta en Twitter que allí participó en la clausura del curso gastronomía dictado por el SENA en Caño Indio, pero advierte que «por falta de agua en el acueducto se frustró».

De otro lado, el cabecilla de las FARC señala que «en cada ZVTN esperamos la libertad de nuestros camaradas prisioneros, exigimos cumplimiento de la ley de amnistía».

Sobre el proceso final, entrega de armas y el paso a la política, el ´escritor´ de las Farc, alias Gabriel Angel, escribió: «Los hechos incontrovertibles los constituyen la dejación completa de las armas por parte de las FARC y la entrega de bienes para la reparación de las víctimas. Acontecimientos verdaderamente históricos. Nadie podrá imputarnos jamás haber faltado a la palabra. Las necedades que en ese sentido balbucean los sectores de la ultraderecha, quedarán hechas polvo y cenizas».

Advierte que el Acuerdo Final pactado entre el Estado colombiano y las FARC es un hecho irreversible y añade que tras la dejación de armas «las FARC dejaremos de ser una organización alzada en armas y seremos un partido político legal, que solamente apelará a la palabra y que ejercerá su actividad de manera pacífica y democrática. Las armas quedarán atrás para siempre».


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente