De acuerdo con el estudio “Board Members Survey Latam 2021” de Page Executive, el 20% de las empresas consultadas tienen entre el 40 y 50% de mujeres en sus juntas directivas; en el 76% restante, las mujeres ocupan menos del 30%.

En un entorno marcado por la reactivación económica, la transformación digital y el activismo social que demanda un nuevo rol de las instituciones y del tejido empresarial, resulta pertinente tener una aproximación al liderazgo corporativo, por ello, Page Executive -unidad especializada en reclutamiento de altos ejecutivos- comparte los principales hallazgos de su estudio “Board Members Survey Latam 2021” el cual se basó en una muestra de más de mil juntas directivas de América Latina, a fin de comprender cómo las juntas están tomando sus decisiones y de qué forma pueden agregar mayor valor a las organizaciones.

¿Cómo están conformadas las juntas directivas en América Latina?

La junta directiva se encarga de asesorar al equipo de alta gerencia, supervisar el despliegue de la estrategia realizado por el ejecutivo principal y su equipo, y garantizar el ambiente de control para el manejo adecuado de la empresa. Por ello, puede sustituir al CEO de la firma cuando considere necesario, y, dependiendo del marco regulatorio en cada país, decidir sobre nuevas emisiones de acciones, procesos de fusiones y adquisiciones, aprobación de presupuestos anuales, entre otros.

Sobre la composición de las juntas en América Latina, de acuerdo con el estudio de Page Executive el 34% de los miembros son directores externos, es decir, que no pertenecen a la administración de la compañía. El 32% son directores independientes, con base en los estándares del gobierno corporativo. Después están los directores internos, aquellos que tienen historia previa en la empresa, con una representación de 18%; los presidentes del directorio con un 12% y, finalmente, en el listado se encuentra la figura de secretario de directorio, con apenas un 4%.

Si bien la junta no tiene un poder absoluto y algunas decisiones que afectan a la corporación requieren de la votación de los accionistas, su rol central en el sistema de gobierno corporativo es innegable, por ello la selección y formación de sus miembros es fundamental para el desarrollo de la estrategia corporativa y de la gestión del entorno.

Perfiles y selección de los miembros

La edad de los miembros de la junta que actualmente se encuentran activos brinda un panorama interesante sobre cómo están conformados estos consejos. De acuerdo con la investigación, el 37% de los participantes tiene entre 51 y 60 años, mientras que un 26% de los dirigentes se ubica entre los 41 y 50 años. Los datos obtenidos dejan ver que la población que se encuentra entre los 61 a 70 años es del 23%.

Acorde con esta información, el mayor porcentaje de los miembros cuentan con un nivel de experiencia que les permite tomar decisiones orientadas a resultados del negocio. Por otro lado, el estudio también expone que un 4% de estos miembros cuenta con experiencia menor a un año, esto indica que tienen abierta la posibilidad de desarrollar habilidades empresariales para poder ocupar una posición de alto rango en el futuro.

Adicionalmente, existe un reto importante en los procesos de selección de las juntas directivas, pues, aunque el canal para llegar a ser parte de un consejo de administración varía, según el tamaño de la empresa, en más de la mitad de la muestra sobresale que los miembros del consejo llegaron gracias a la relación con los accionistas de la compañía, o bien, a través de networking, lo que manifiesta la falta de independencia en las juntas y de objetividad en el proceso de selección. Acorde con el estudio de Page Executive, y en términos generales, la relación por networking y con accionistas representa 26% y 39% respectivamente. Solo el 7% de los miembros del consejo de administración fueron seleccionados por un headhunter.

En lo que respecta a la equidad de género, el 20% de las empresas participantes tiene entre el 40 y 50% de mujeres en sus juntas directivas; en el 76% restante, las mujeres ocupan menos del 30% en dichas juntas. En América Latina hay una cantidad de sesgos inconscientes, que hacen que las mujeres no estén tan representadas en estas, en Colombia, por ejemplo, al conversar con mujeres que han entrado a las juntas vemos que por cada una hay 20 hombres.

Remuneración de los miembros de junta

El estudio “Board Members Survey Latam 2021” de Page Executive también permite conocer cuáles son los perfiles de miembros de junta más demandados y sus rangos salariales. Entre los hallazgos encontrados destaca que el 31% de los puestos de junta directiva son ad honorem -sin retribución económica-, lo que sucede especialmente en las empresas más pequeñas y de capital cerrado.

La compensación variable solo se presenta en el 8% de los casos, mientras que, en un 42%, las prácticas se concentran en un pago mensual fijo que no depende del número de reuniones, apenas el 1% por honorarios convertibles en participación en el capital de la empresa y en el 18% restante sí se maneja un pago fijo por reunión.

Un miembro de junta que tiene menos de un año de experiencia recibe un pago fijo de 23,146 dólares. En contraste, un miembro con más de 10 años de trayectoria laboral obtiene 33,959 dólares, en promedio. A medida que aumentan los años de experiencia se incrementa la remuneración anual.

Así mismo, dentro del tipo de honorarios que corresponde al pago por sesión, la investigación arrojó que el 38% de las empresas facturan menos de 50 millones de dólares (mdd) anuales. También están aquellas que facturan de 50 a 150 mdd y están representadas por el 28% del total de la muestra, mientras que el 12% se refiere a las compañías que reportan entre 150 y 250 mdd, y con 22%, están las corporaciones que tienen ganancias superiores a los 250 mdd.