El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunció, recientemente, el cierre y cese de operaciones de las dos cadenas de televisión independientes del país. Así mismo, ha puesto en marcha un conjunto de nuevas normas de seguridad social. A esto, montones de nicaragüenses respondieron negativamente y se dirigieron a las redes sociales para mantenerse informados y dar a conocer la situación que se vive en las calles.

Nutridos grupos de ciudadanos se han abocado a salir a las calles en protesta en contra del socialismo de Ortega. Las manifestaciones, por su parte, han sido contrarrestadas por fuerzas de seguridad del estado.


De acuerdo con lo reseñado por El País, el mandatario nicaragüense “endureció” la represión en contra de los manifestantes que se “oponen al cambio en el régimen de pensiones”, según el cual se aumentaría la contribución de empleadores, trabajadores y se impondría una deducción de 5% a los pensionistas.

Las mayores movilizaciones se han generado en Granada y Managua. En esta última, se tiene conocimiento de que al menos 3 personas han fallecido (un policía y dos estudiantes) como consecuencia de la represión.

Por su parte, el presidente Ortega no ha realizado, hasta ahora, ningún tipo de declaración al respecto. Su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo ha sido quien ha enfrentado la crisis señalando a los protestantes como “minúsculos grupos alentadores del odio” y como “mediocres”.