Joseph Beuys es uno de los artistas más importantes del siglo XX, poseedor de un lenguaje único que raya entre lo inverosímil y la chamanería. Tanto su vida como su obra es una mezcla delirante de sucesos atípicos; piloto de la segunda guerra mundial, padre de familia, héroe de guerra condecorado dos veces con la Cruz de Hierro que, en pleno combate fue derribado su avión sobre Crimea y lo rescató un grupo de Tártaros nómadas que lo envolvieron en grasa y fieltro para protegerlo del frío y así salvarle la vida. Material con el que trabajaría por muchos años y es indiscutible en su obra, principalmente en ensamblajes en los que relata las memorias de su experiencia.

A los 30 años de su muerte llega Beuys: el documental que reconstruye la vida del artista alemán mediante grabaciones y archivos de su vida, que ponen al espectador cara a cara con la polémica figura de Joseph Beuys: el chamán obsesionado con la renovación espiritual de occidente y, al mismo tiempo, un hábil bromista, experto en promocionarse a sí mismo y a su obra.

Beuys se presentará en dos únicas funciones: el 20 y 22 de noviembre en 12 salas de Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga y Manizales. Con subtitulos en español y alta definición.

El gran artista

El primer documental sobre la vida de Joseph Beuys llega a las salas de Cine Colombia el 20 y 22 de noviembre bajo la dirección del alemán Andres Veiel. Beuys, referido como el artista alemán más importante desde la Segunda Guerra Mundial, fue pionero en las nuevas definiciones de performance, activismo político, escultura, instalación y pedagogía de arte en tiempos de guerra. Nació el 12 de mayo de 1921, trabajó como profesor universitario hasta que fue expulsado años después. De 1946 a 1951 estudió en la Escuela de Bellas Artes de Düseeldorf.

En 1962 funda, junto con una veintena de artistas, Fluxus, un movimiento neodadaísta que buscaba difuminar los límites del arte con la vida misma. Pretendió acabar con la idea del arte como una práctica aislada para configurar un concepto ampliado del mismo, abriendo el horizonte de la creatividad más allá del ghetto del arte. La obra se sale de la galería y convive directamente con el espectador. Los objetos cotidianos llenos de significado y uso en la experiencia propia del artista pasan a ser el objeto del arte. A partir de este momento, cualquier persona puede ser un artista.

Treinta años después de su muerte, Joseph Beuys sigue siendo un visionario adelantado a su tiempo. Fue el primer artista alemán que expuso en el Guggenheim de Nueva York, mientras en su país natal su obra fue considerada “la basura más cara de todos los tiempos”