Los embarazos ectópicos ocurren cuando el embarazo se implanta y desarrolla fuera del útero, principalmente en las trompas de Falopio, y en menor frecuencia en los ovarios, el cuello del útero y el abdomen. Tan solo el 1% de los embarazos son ectópicos, se presenta principalmente en mujeres entre los 34 y 35 años.

Según Ricardo Cuccaro, ginecólogo adscrito a Colsanitas “Estos embarazos no se pueden dejar avanzar por ningún motivo. Se deben atender inmediatamente ya que está en riesgo la vida de la mujer. Diferentes factores de riesgo pueden producir una obstrucción que hace que el embrión se implante y desarrolle fuera del útero.”

Existen diferentes causas de embarazo ectópico, es decir por las cuales el óvulo fecundado no logra llegar al interior de la matriz y se queda principalmente en las trompas uterinas. A continuación cinco aspectos sobre el embarazo ectópico.

 Factores de riesgo:

• Cirugía en la región abdominal: a causa de una cirugía anterior en la región abdominal, como la del apéndice, pudo quedar una adherencia, por ejemplo, que una parte del intestino se haya doblado y adherido a una de las trompas y eso produce la obstrucción.

• Enfermedad pélvica inflamatoria: es causada por infecciones especialmente de transmisión sexual que no son tratadas a tiempo y producen flujo abundante y oloroso, picazón y dolor pélvico.

• Endometriosis: genera dificultades para lograr el embarazo en condiciones ideales. Esta condición médica consiste en el crecimiento de las células que revisten el útero (endometrio) por fuera de este y se pegan en otras partes como los ovarios, las trompas de Falopio, la zona pélvica, intestinos y demás órganos abdominales.

 Síntomas del embarazo ectópico:

los síntomas del embarazo ectópico son el sangrado vaginal anormal y el dolor en la parte baja del abdomen. Un embarazo ectópico usualmente no supera las seis semanas de gestación porque el embrión no tiene las condiciones para su desarrollo.

Cuando alcanza las seis semanas existe un riesgo de que la trompa de Falopio se rompa y produzca una hemorragia que pone en peligro la vida de la madre. Puede suceder que a algunas mujeres se les diagnostique un embarazo de este tipo por accidente, debido a que pueden llegar a los servicios de urgencias manifestado dolor abdominal y con mal estado por una condición que desconocen.

Diagnóstico de embarazo extrauterino:

solo con el monitoreo del progreso del estado de embarazo será posible descubrir que el embrión se está desarrollando fuera del útero. Mediante análisis de sangre se puede conocer si el embarazo progresa de acuerdo con los valores que arrojen los resultados.

Además, el tacto vaginal de útero y trompas, sumado a la ecografía, son algunos medios para confirmar que el embrión no se ha implantado en útero y está alojado en un lugar distinto.

Tratamiento:

el manejo de un embarazo ectópico puede ser médico o quirúrgico. Cuando se diagnóstica a tiempo, se recurre a las inyecciones intramuscular del medicamento metrotexato con el que se pone fin al embarazo y el organismo absorbe las células que se hayan desarrollado.

En caso de que se trate de un embarazo ectópico roto, es decir que en una de las trompas hay una hemorragia, se debe seguir un procedimiento quirúrgico para abrirla y sacar el embrión.

¿Cuándo se puede intentar otro embarazo?

Aunque no existe un tiempo preciso para intentar un nuevo embarazo después de superar un embarazo extrauterino. Los expertos recomiendan un año de espera debido a que en ese tiempo las suturas que quedan a causa de la cirugía habrán desaparecido.

Por otro lado, la obstrucción de las trompas de Falopio es un asunto que debe ser tratado por un profesional. Existen diferentes procedimientos para conocer si la otra trompa está obstruida, como la histerosalpingografía y la laparoscopia.