¿En qué consiste el soplo cardíaco?

308
insuficiencia cardíaca

El soplo cardíaco es algo bastante común en muchas personas, de hecho, todo el mundo ha oído hablar alguna vez de esta afección. El soplo cardíaco se traduce por un ruido: la sangre que pasa por las válvulas del corazón o a través de los vasos sanguíneos que se encuentran en el corazón, empuja a este último a emitir un ruido anormal que no se parece en nada al ritmo regular que habitualmente produce el corazón.

Esta anomalía representa el soplo que producen los latidos a causa de un pequeño fallo a nivel de la apertura y del cierre de las válvulas del corazón; el aire pasa bastante rápido… Hay que tomarse esta afección en serio puesto que puede señalar un futuro problema cardíaco.

El soplo cardíaco puede manifestarse de dos maneras

  • De manera congénita: en el nacimiento, e incluso es muy normal en los niños, incluso si la mayoría de las veces son tratados por simples soplos inocentes que no requieren más que un sencillo seguimiento y un control de su funcionamiento y de su evolución. Pero a veces, se puede tratar de un problema congénito: una de las dos válvulas del corazón (estas válvulas son como dos puertas que permiten el flujo sanguíneo) no funciona normalmente o presenta ciertos riesgos. Por eso un seguimiento regular es necesario.
  • Por adquisición: se desarrolla normalmente a lo largo de la vida, sobre todo en las personas con más de 50 años.

Las causas más frecuentes

Las causas del soplo cardíaco, además de ser congénitas, pueden proceder de enfermedades o de infecciones que dejan trazas sobre las válvulas del corazón y provocan un deterioro de su estado. Habrá que aprender a determinar los principales factores: una infección, válvulas cardíacas defectuosas, orificios sobre las paredes del corazón, fiebre, anemia, endocarditis, crisis cardíaca anterior que ha dejado trazas en las válvulas del corazón.

Todo esto provoca que las válvulas, esas puertas que preceden a la entrada en el corazón, no pueden cerrarse correctamente e influencian el paso de la sangre.

Los síntomas

Conviene saber en primer lugar que los soplos inocentes no muestran síntomas importantes, de ahí la necesidad de tener un seguimiento, puesto que si no son graves conviene vigilarlos de cerca.

Los soplos anormales ofrecen ciertos síntomas. Y para verlo más claro, estos son los indicios que ayudarán a diagnosticar un problema cardíaco: cansancio, tener las venas del cuello muy marcadas o dilatadas, tener un color de piel ligeramente azulado, sobretodo a nivel de la espalda y de la punta de los dedos, vértigos y desvanecimientos, dolor en el pecho, no tener hambre, estar hinchado, tener sudores al menor esfuerzo.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente