De acuerdo con el último estudio de Bain & Company las posibilidades de éxito al emprender un cambio en el ámbito de la sostenibilidad son de apenas un 4% a nivel global. Esto a pesar de la urgente necesidad de adoptar este tipo de transformaciones para el futuro de los negocios.

“Las compañías se encuentran hoy ante un enorme desafío, estamos ante una transformación de la escala y consecuencias que ya tuvo la revolución digital. De acuerdo con las cifras el 73% de los consumidores del mundo afirman que cambiarían sus hábitos de consumo para disminuir su impacto en el medio ambiente y esto puede evidenciarse en el crecimiento que han tenido algunos sectores como el de los vehículos eléctricos, que ha crecido en volumen de oferta en un 900%”, explica Diego Santamaría, socio de Bain & Company en Colombia.

Y si se miran las cifras en el contexto actual no queda la menor duda de que la transformación es inevitable, en medio de la pandemia del Covid-19, probablemente una de las peores crisis que hemos enfrentado en la historia reciente, en Colombia la venta de vehículos eléctricos era la única con una tendencia positiva. De acuerdo con la Asociación Nacional de Movilidad Sostenible – Andemos, el segmento de vehículos con tecnologías de cero y bajas emisiones registró  un crecimiento del 45.5% respecto del 2019.

“Aunque las probabilidades de éxito se muestran bajas, lo cierto es que hay un enorme potencial por explorar, las piscinas de ganancia están cambiando de lugar, tal como lo hicieron con la revolución digital. Por ejemplo, de acuerdo con las estimaciones el reciclaje de plástico en nuevos productos podría generar un mercado estimado de US$50 billones. Las compañías que quieran sobrevivir, deberán adaptarse rápidamente”, concluye Santamaría

Afrontar estos desafíos y perseguir las oportunidades adecuadas de negocio las compañías deberán:

  • Encontrar un nuevo motor de crecimiento: será clave que los negocios encuentren hacia donde se están moviendo las ganancias de su sector para adecuarse a las demandas de los nuevos consumidores.
  • Reinventar sus productos: la sostenibilidad ha abierto la puerta a nuevas productos, diseñados para reducir el consumo y minimizar el desperdicio. Entender esta nueva lógica será clave para comprender la forma que tendrán los productos del futuro.
  • Transformar sus operaciones: la transformación sostenible impulsará a las compañías a repensar las cadenas de suministro y reconfigurar las lógicas de producción, distribución y venta con un objetivo claro en mente, reducir su impacto en el medio ambiente.
  • Construir sociedades innovadoras: tal como ocurrió con la necesidad de adquirir capacidades digitales rápidamente, para mantenerse en el negocio las empresas deberán adquirir, construir o encontrar formas creativas de colaboración para desarrollar capacidades para afrontar problemas de sostenibilidad, que abarcan desde cuestiones ambientales hasta la justicia racial y derechos de género.