Arqueólogos de la Universidad de Cambridge encontraron intacto un reloj solar de 2.000 años de antigüedad en un yacimiento en la antigua colonia romana Pignataro Interamna, en el centro de Italia, explicó el centro británico en un comunicado.

El reloj de sol fue encontrado mientras se excavaba una zona frente a la entrada de un antiguo teatro, en una calle secundaria de la colonia romana.

“Menos de un centenar de ejemplares de este tipo específico de reloj de sol han sobrevivido y, entre ellos, solo un puñado llevan una inscripción. Se trata de un hallazgo realmente especial”, dijo el profesor Alessandro Launaro en el comunicado de Cambridge.

Gracias a la información que quedó grabada en la pieza, se ha podido identificar al individuo que encargó su fabricación, Marcus Novius Tubula, que según esa misa inscripción pagó el encargo “con su propio dinero”.

El reloj se construyó a partir de un bloque de piedra caliza de 54 x 35 x 25 centímetros, y cuenta con una cara cóncava en la que están grabadas once líneas horarias, que permiten determinar las doce horas del día.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente