El informe provino de un grupo de turistas que observaban algunos pollitos de ánade real y que, en cierto punto, fueron arrastrados bajo el agua. Los hombres de la Lipu (Liga Italiana para la Protección de las Aves) intervenió en el lago de Garda y la Sinensis Pelodiscus (así se se llama la tortuga china de caparazón blando), a través de la Policía Forestal, fuese entregada al  «Parco Natura Viva di Bussolengo»

Los operadores del parque han lanzado un llamado: «No compre especies exóticas para mantener en casa». La tortuga en cuestión, de hecho, es asiática. Y su presencia puede poner el ecosistema en riesgo.