El 70% de las enfermedades que provocan mortalidad, son derivadas del medio ambiente y son prevenibles.

La Epigenética es el estudio de los mecanismos moleculares mediante los cuales el entorno controla la actividad génica. Se trata de un nuevo campo biológico que está desentrañando los misterios de como la naturaleza influye en el comportamiento de las células sin alterar el código genético.

Cuando la tierra está enferma y contaminada, la salud humana es imposible. Para sanarnos a nosotros mismos, debemos sanar nuestro planeta y para sanar nuestro planeta, debemos sanarnos a nosotros mismos.
-Bobby McLeod-

La Epigenética es la ciencia que estudia lo que está por encima de los genes. Literalmente son proteínas que los recubren y los gobiernan. Un ejemplo claro está en los agrotóxicos que comemos juntos con las frutas y verduras, los metales que inhalamos en las ciudades por combustión de la nafta, o el mercurio que llega a nuestro cuerpo desde el pescado contaminado y los gases que inhalamos por lixiviados.

Estos químicos tienen la capacidad de aumentar la oxidación celular y producir mutaciones en el ADN. Así, participan del origen del cáncer, de las enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares.

He hecho esta introducción no solo para orientar sino para que entendamos los enormes peligros de contaminación ambiental a que estamos expuestos por equivocaciones en decisiones políticas de la ciudad de Cartagena, y por esa falta de conciencia ciudadana que no nos permite tener una sana convivencia simplemente por falta de conocimientos y de educación.

Para solo referirme a un caso de suma gravedad, debo comenzar por denunciar lo que hicieron los desalmados cartageneros con el “Caño Juan Angola”, convertido hoy este caño principal en un curso de agua marina en uno de los mayores focos de contaminación donde se pueden ver espesas natas con espumas y químicos flotando, sedimentaciones que generan olores putrefactos y aguas que en el pasado eran cristalinas, ahora se ven verdosas y oscuras.

El daño al Caño inicia cuando el entonces Alcalde Nicolás Curí Vergara le ordena al Secretario de Obras Públicas de ese entonces, Doctor Enrique Chartuni, que construya un canal artificial paralelo al canal natural que pasaba por debajo de la pista del aeropuerto “Rafael Núñez” que tenía sus box colbert. El problema de contaminación se origina porque al desviar por el canal artificial las aguas procedentes de la ciénaga de la virgen, el nuevo canal lo proyectaron para que pasara por una especie de relleno sanitario artesanal conocido como “ambo-lledes” que está en un sector del barrio San Francisco.

Dicho relleno sanitario, que es inmenso, es el que vierte al caño lixiviado (descomposición de todos los residuos orgánicos en lugares donde se acumula basura) que con el tiempo se convierten en gases metanos que al mezclarse con el agua le da una tonalidad de color verdoso, de ahí el color del agua que tiene desde hace años el “Caño Juan Angola” y por qué tampoco hay vida animal.

En la segunda parte de esta investigación, me referiré a los daños que le produjo a la fauna marina, a la vegetación (mangles) y a todos los habitantes circundantes, este enfermo curso marino.

“Las emisiones de gases de efecto invernadero de origen antrópico son el principal motivo del cambio climático. Sus efectos en el calentamiento global son devastadores, y cada vez se hace más urgente reducir estas emisiones para frenar la presión que el hombre ejerce sobre el planeta”.

El caño Juan Angola tiene aproximadamente cinco (5) kilómetros de largo y se encuentra totalmente contaminado desde la Laguna del Cabrero hasta el final de la pista del Aeropuerto Internacional Rafael Núñez en cuyas márgenes se levantaron los barrios El Cabrero, Marbella, Torices, Canapote, San Pedro Libertad (Cara e ‘perro), Crespo, Crespito, 7 de Agosto, San Francisco y parte de La María.

Los historiadores dicen que el “Caño” fue hecho en la época colonial por los gobernantes de Cartagena, partiendo desde la Laguna del Cabrero hasta llegar a lo que hoy es la Zona Norte, para mejor precisión, hasta el corregimiento de Arroyo de Piedra.

En la primera parte de esta investigación periodística, denunciamos que el origen de la contaminación fue cuando ordenaron el cierre del canal natural que conecta con la Ciénaga de la Virgen, y ordenaron la construcción de un canal artificial que pasa por el antiguo relleno sanitario conocido como “ambos-hiede” que le vierte al “Caño” gases de metano que son producto de la descomposición de todos los organismos del relleno sanitario, así como los lixiviados.

Al indagar el por qué se ordenó cerrar el canal natural y construir uno artificial, parece ser que todo fue por lo ocurrido en julio del año 1991 al producirse una oleada terrorista que destruyó con dinamita un tramo de la pista del aeropuerto Rafael Núñez, y para darle seguridad a la pista tomaron la decisión de cegar el canal natural del “Caño” y en su reemplazo construyen el canal artificial, originándose desde entonces la “muerte lenta” de esta importante corriente marina.

Han transcurrido veinticinco (25) años de este crimen ecológico por los atentados terroristas porque las flamantes autoridades cartageneras de la época lo taponaron para favorecer los intereses económicos del aeropuerto, a cambio de la destrucción del “Caño”. Entonces, ¿quién salió más afectado? Los administradores del aeropuerto o la comunidad.

Lo grave de todo esto, es que el caño está ahí como testigo de ese crimen ecológico, y al día de hoy no hay autoridad alguna, llámese: EPA, CARDIQUE, ALCALDIA, CONCEJALES, GOBERNACION, DIPUTADOS, EDILES, JUNTAS DE ACCIONES COMUNAL, que diga algo al respecto. Creo que llegó la hora de demostrarle a los imbéciles, que los habitantes de todos los barrios que circundan el caño, tenemos sentidos de pertenencia por nuestra ciudad, por lo tanto creo que se debe instaurar ante un juez una acción popular, que de ser admitida, obligaría a las autoridades responsables a iniciar la recuperación de este cauce marino, destapando el canal natural y cegando el canal artificial para eliminar el vertedero del relleno sanitario conocido como “ambo-hiede” que es el que está produciendo la alta contaminación.

En la administración departamental pasada, liderada por el doctor Juan Carlos Gossain Roggnini, vimos que este Gobernador mostró inusitados intereses por recuperar monumentos y parques en la ciudad de Cartagena, por ejemplo: Los alcatraces, el parque del cangrejo (crespo), que le adicionó el “cangrejo azul”, cancha deportiva múltiple en el barrio de Santa María, el espíritu del manglar entre otros. Pregunto: ¿Y por qué no se interesó por la recuperación del caño Juan Angola? Sería porque quienes administran el aeropuerto tienen algún vínculo familiar o por ser paisanos?

Por: Gustavo Morales De León

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente