Cargando...

Es sencillo olvidar que hay personas que viven en climas cálidos en todo el mundo sin lujos simples que damos por sentado. Específicamente el aire acondicionado y la comodidad que ello significa.

En el Bangladés rural, los veranos son extremadamente calientes, y muchos viven en pequeñas chozas que no tienen electricidad, y mucho menos aire acondicionado. Durante los opresivos meses de verano, las temperaturas dentro de esas casas pueden llegar hasta los 115 grados Fahrenheit. Esto no sólo es extremadamente incómodo, sino que ciertamente puede ser peligroso. Hay algunas soluciones disponibles para enfriar estos hogares, pero un hombre llamado Grey Dhaka ha concebido un invento sencillo e innovador que lleva algo de alivio contra las temperaturas extremas.

Cuando los recursos son escazos y la conectividad es casi nula, la creatividad se convierte en algo esencial para mejorar las condiciones de vida.

Un hombre en Bangladesh desarrolló un ingenioso sistema para enfriar el aire que no necesita electricidad para funcionar, y lo mejor, es que está hecho en base a botellas de plástico.

Como las temperaturas en el país asiático son extremas en verano (45°), Ashis Paul tomó cartas en el asunto; recolectó botellas plásticas, las cortó por la mitad y las ubicó en un panel con orificios.

Cuando el aire caliente pasa por los orificios, se comprime y se enfría y eso permite refrescar las casas una vez que está instalado el Eco-Cooler (así lo llamaron).

En un trabajo conjunto con Grey Group y Grameen Intel Social Business Ltd, Ashis aprendió técnicas fáciles para implementar esta idea tan útil para mejorar la vida de personas que viven en condiciones de pobreza extrema.

Como se expone en Mashable, también están disponibles las instrucciones en este manual online, así cualquier persona puede construir su propio enfriador de ambientes.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente