Un enorme incendio devoró el Museo Nacional de Brasil en Río de Janeiro, que albergaba en su interior más de 20 millones de artículos de diferentes períodos de la historia de Brasil y del mundo. El incendio de grandes proporciones cubrió la mayor parte del edificio el cual tenía más de 200 años de antigüedad.

Desde las 19:30 (hora local) del domingo las llamas se apoderaron del Museo Nacional de Brasil, considerado uno de los mayores de su tipo en América Latina. Según los reportes preliminares, no se reportan víctimas, pero se desconocen las causas detrás del fuego que consumió la edificación de más de 200 años, situada en el norte de Río de Janeiro.

En las imágenes que fueron difundidas por las televisoras locales se muestra que el incendio afectó casi la totalidad edificio, donde se albergan más de 20 millones de piezas de diferentes períodos de la historia de Brasil y del mundo.

En declaraciones a medios locales, el jefe de los bomberos de Río, Roberto Robadey, informó que la falta de hidrantes en la zona y características propias del museo, con pisos de madera y piezas guardadas en alcohol, había dificultado sofocar las llamas.

La vicedirectora del museo, Cristina Cerejo, indicó a medios locales que, aunque era muy pronto para evaluar la magnitud de los daños, creía que la mayor parte de la colección quedó destruida, aunque esperaba que se hubieran salvado algunas piezas que se conservaban en anexo.

Entre las piezas más valoradas del museo se encontraban:

  • La mayor biblioteca científica de Río de Janeiro.
  • Decenas de huesos de dinosaurios, algunos únicos de su tipo
  • Su colección de arqueología egipcia era la mayor de América Latina.
  • Un esqueleto de una mujer (Luzia) de 12.000 años de antigüedad, el más antiguo encontrado en el continente
  • El meteorito Bendegó, el mayor encontrado en Brasil.
  • Su acervo de arqueología estaba compuesto por más de 100.000 objetos provenientes de diversas civilizaciones de América, Europa y África, desde el Paleolítico hasta el siglo XIX.
  • La colección de arqueología clásica la integraban 750 piezas de las civilizaciones griega, romana, etrusca e italiana, considerada la mayor en su género en América Latina.
  • Un conjunto de aproximadamente 1.800 artefactos producidos por las civilizaciones amerindias durante la era precolombina.

“La pérdida del acervo del Museo Nacional es incalculable para Brasil. Se perdieron 200 años de trabajo, investigación y conocimiento”, aseguró en su Twitter el presidente Michel Temer quien agregó que era “día triste para todos los brasileños”.

A través de la prensa local, el vicedirector de la institución, Luis Fernando Duarte, criticó que la “falta de apoyo y la falta de conciencia” de las autoridades condujeron a esa “trágica situación”. Luchábamos desde hace años, en distintos gobiernos, para lograr recursos para preservar adecuadamente todo lo que fue destruido hoy”, agregó.

Según los informes, los empleados habían expresado anteriormente su preocupación por los recortes de fondos y el estado ruinoso del edificio.

El ministro de Cultura de Brasil, Sérgio Sá Leitao, consideró que el incendio había sido resultado de “años de negligencia” y que se trataba de un “día de luto” para su país.
“Que esto sirva de alerta para que tragedias como esa no se repitan en otros museos y otras instituciones”, declaró a la televisión local.

El Museo Nacional, el más antiguo del Brasil, se encuentra bajo la administración de la Universidad Federal de Río de Janeiro y fue fundado el 6 de junio de 1818 por Juan VI, rey de Portugal,

Desde 1802, la edificación sirvió de residencia a la familia real portuguesa y, tras la independencia, a la familia imperial brasileña. Debido a su gran patrimonio, que incluye colecciones de geología, botánica, paleontología y arqueología, es considerado uno de los más importantes de América Latina.

Era tan amplia su colección que, de acuerdo al catálogo, solo el 1% de los objetos en su acervo estaba expuesto.