De acuerdo con el último reporte global de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre psoriasis, esta enfermedad tiene una prevalencia a nivel mundial que oscila entre el 2 y el 3%, afecta a cerca de 125 millones de personas en el mundo y puede ser provocada por algunos desencadenantes o factores internos como la predisposición genética y otros externos dentro de los que se encuentran las infecciones, el estrés y traumas como quemaduras causadas por el sol.

De acuerdo con Guillermo Gutiérrez director ejecutivo de FUNDAPSO y vicepresidente de ALAPSO (Alianza Latinoamericana de Psoriasis), la psoriasis es una enfermedad de la piel autoinmune, crónica, inflamatoria, no contagiosa que se presenta en los pacientes principalmente en forma de placas gruesas cubiertas de escamas las cuales generan síntomas como hinchazón, dolor, coloración y comezón. Se encuentran con frecuencia en codos, rodillas, uñas de manos y pies, cuero cabelludo, rostro, entre otras partes del cuerpo.

La causa exacta de la enfermedad aún se desconoce, sin embargo es posible que exista un factor genético y hereditario que aumenta la posibilidad de sufrir psoriasis si algún familiar de primer grado de consanguinidad como los padres la padece. Además, existen factores externos que pueden ayudar a desencadenar la patología.

Dentro de estos factores externos se encuentran las infecciones, el estrés, fármacos sistémicos, es decir, tratamientos orales o inyectables, traumas leves y las quemaduras causadas por el sol. Este último factor puede ser perjudicial para el paciente con psoriasis ya que es posible que empeore los síntomas de la enfermedad.

Pese a que dentro de los tratamientos para la psoriasis se encuentra la exposición artificial a los rayos UV denominada fototerapia y la exposición de forma natural (helioterapia), esta debe llevarse a cabo de manera controlada en tiempo y frecuencia, ya que la excesiva y poco responsable exhibición a los rayos UV puede generar traumatismos en zonas libres de placas características de la enfermedad y desencadenar lesiones propias de la psoriasis, a esto se le conoce como fenómeno de Koebner.

Algunas de las recomendaciones básicas para cuidarse de los rayos ultravioleta citadas por la OMS en la Guía práctica sobre el Índice UV Solar Mundial se encuentra reducir la exposición al sol durante las horas centrales del día debido a que entre las 10:00 am y las 2:00 pm se recibe el 60% de la radiación UV diaria, buscar la sombra ya que esta puede reducir la radiación UV en más de un 50%, usar prendas que ayuden a proteger la piel y utilizar productos de protección solar.

Además de la fototerapia, existen otros tratamientos para la psoriasis que incluyen terapias orales, medicamentos de uso tópico como cremas y lociones e inyectables biológicos que ayudan a reducir la rapidez con la que las células se regeneran disminuyendo la inflamación, ya que dirigen su mecanismo de acción a las células o proteínas que causan la enfermedad. Estos mecanismos actúan sobre todos los síntomas de la patología y no únicamente sobre las placas, además permiten al paciente mantener controlada la enfermedad.

La psoriasis puede afectar a cualquier persona de cualquier edad, no obstante tiende a presentarse con mayor frecuencia entre los 15 y 35 años de edad. No existe una forma específica para prevenir la enfermedad debido a que aún se desconocen las causas exactas, sin embargo es importante que a cualquier síntoma característico consulte a un especialista con el fin de tener un diagnóstico oportuno y un adecuado tratamiento.

Preguntas comunes sobre la Psoriasis

¿A quiénes afecta?

La psoriasis afecta del 0,5 al 3% de la población mundial.

¿Cómo se diagnostica la artritis psoriásica?

Hasta el momento no hay ningún test o análisis específico para reconocerla. El diagnóstico se basa en examinar la piel y las articulaciones; análisis clínicos, radiografías de articulaciones, centellograma óseo y tomografía axial computada.

¿Cuál es el origen/causa de la artritis psoriásica?

Si bien se desconoce su origen, está relacionada con una alteración del sistema inmunológico.

¿Cuál es la causa de esta enfermedad?

Está relacionada con el sistema inmunológico, existe una predisposición genética y múltiples factores ambientales que desencadenan o agravan la enfermedad.

¿Cuales son los síntomas de la artritis psoriásica?

Dolor e inflamación de las articulaciones. Rigidez y dolor matinal. Inflamación que hace ver los dedos de las manos y pies como si fueran salchichas. Alteraciones a nivel de las uñas. Fatiga generalizada.

¿Cuáles son los tratamientos posibles?

Para la psoriasis cutánea existen múltiples tratamientos según el tipo de psoriasis:

  • Tratamiento locales: lociones, cremas o ungüentos, suelen utilizarse en psoriasis leve y como complemento de otros tratamientos.
  • En formas clínicas moderadas o severas se indica fototerapia o tratamientos sistémicos, en forma combinada, rotativa o intermitente.
  • En el tratamiento de la artritis psoriásica se recomienda la utilización de terapias que mejoren los síntomas relacionados con el dolor y la inflamación articular (AINE), que modifiquen el curso de la enfermedad (metotrexato, sulfasalazina) y mejoren la capacidad funcional de los pacientes (programa de ejercicios y terapia física).
  • En determinados pacientes se pueden utilizar, según si la lesión es cutánea con o sin compromiso articular, distintos agentes biológicos como etarnecept, infliximab, adalimumab, efalizumab, alefacept.
  • Se sugiere la visita al médico especialista que es el indicado en determinar que tipo de tratamiento es el correcto a seguir.

¿En qué formas puede presentarse la artritis psoriásica?

  • Asimétrica: puede involucrar pocas o varias articulaciones pero no en el mismo lado del cuerpo.
  • Simétrica: es parecida a la artritis reumatoidea. Afecta usualmente articulaciones pares y simétricas en el cuerpo.
  • Interfalángicas distales: afecta primariamente los dedos de la mano y pies, en la parte cercana a las uñas.
  • Espondilitis: es una inflamación de la columna vertebral que suele afectar a pacientes con artritis psoriásica. La inflamación está acompañada con rigidez de cuello, cintura itis mutilante es una artritis severa, deformante y destructiva.

¿Es contagiosa la psoriasis?

No, no se puede contraer psoriasis de otras personas.

¿Existen diferentes tipos de psoriasis?

Si. Están descritos aquí.

¿La psoriasis y la artritis psoriásica son la misma enfermedad?

Es una forma clínica de psoriasis que afecta las articulaciones. Es un tipo de artritis que provoca inflamación e hinchazón en manos, pies o articulaciones como las rodillas, caderas, codos y columna. El 70% de los pacientes presentan primero una psoriasis cutánea y luego articular, el 15% se presenta en forma conjunta y un 15% es solo articular.

¿Qué características particulares tiene la artritis psoriásica?

La artritis psoriásica es un tipo específico de artritis que causa dolor, rigidez e inflamación articular. Puede aparecer en manos, pies, tobillos y otras articulaciones. Su diagnóstico temprano y tratamiento pueden mejorar el dolor y la inflamación retrasando y evitando el daño progresivo de las articulaciones. Sin tratamiento la enfermedad puede potencialmente derivar en discapacidad.

¿Quién trata la psoriasis y la artritis psoriasica?

Si el compromiso de la enfermedad es sólo cutáneo, los dermatólogos serán los médicos tratantes y si el compromiso es sólo articular, los reumatólogos y en caso de poseer daño cutáneo y articular, en forma conjunta el dermatólogo y el reumatólogo.

¿Si tengo una de ellas, inevitablemente tengo la otra?

Aproximadamente entre el 10 % al 30% de las personas que padecen psoriasis pueden desarrollar psoriasis artropática. Un estudio reciente revela que la afección cutánea en la piel precede a la artritis en 10 años.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente