Australia se caracteriza por ser el hogar de algunos de los animales más peligrosos del mundo. En el estado de Queensland, habitan las serpientes y cocodrilos de agua salada más violentos y temibles.

Un pitón (Pythonidae) de aproximadamente 3 metros de largo y un cocodrilo se encontraron en una larga batalla.

Un grupo de residentes locales evidenció la gran lucha en el Lago Moondarra. La serpiente se enredó en el cuerpo del cocodrilo y, después de un tiempo, lo sacó a la tierra muerto.

Un estudio publicado en el 2012 por la revista Biology Letters sugiere que las serpientes pueden sentir el ritmo cardíaco de sus presas y así saben cuando las deben soltar para no gastar más energía de la necesaria.

Finalmente, el pitón devoró casi de un bocado a su presa. Según los locatarios, en 15 minutos ya lo había consumido por completo y se podía observar dentro de la serpiente la figura del cocodrilo. Muchas serpientes poseen mandíbulas flexibles que les permiten comer seres vivos de mayor tamaño que ellas.

Tiffany Colis, una de las espectadoras, habló sobre lo impresionante que había sido observar el suceso; “sin duda la serpiente sabía lo que hacia”, y capturó la serie de fotografías que se puede observar a continuación. Los presentes se fueron después de lo sucedido sin querer averiguar el rumbo del pitón.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente