Con el propósito de socializar en el terreno los resultados de la primera fase del proceso de restauración del bosque seco tropical, la gestión ambiental del proyecto hidroeléctrico Ituango realizó un taller el pasado jueves 28 de noviembre, en el corregimiento de La Angelina, municipio de Buriticá. Adicionalmente, se realizaron visitas a los predios donde se ejecutan las actividades de restauración ecológica.

El proyecto de restauración ecológica que se desarrolla con la asesoría y acompañamiento de expertos de la Universidad Nacional de Colombia tiene como objetivo restablecer, en los ecosistemas degradados históricamente por diversos factores, las características ecológicas y servicios ecosistémicos que permitan el establecimiento de individuos de flora y fauna, además de prevenir daños en los ecosistemas conservados.

Comprometidos con la región

Este ejercicio de responsabilidad con el ambiente, es un compromiso de EPM dentro de la Licencia Ambiental otorgada por el Ministerio de Ambiente para la construcción y operación del Proyecto Hidroeléctrico Ituango. En la Licencia se estableció que por la afectación de la cobertura vegetal en las áreas del proyecto, se debe diseñar e implementar un plan de compensación, el cual, entre otros, debe incluir la compra de predios, estímulo de la regeneración natural y revegetalización con especies nativas propias de cada ecosistema.

Para cumplir con las diferentes obligaciones que en materia de compensación tiene el proyecto hidroeléctrico Ituango, EPM ha adquirido en el territorio cerca de 24.800 hectáreas aproximadamente, en las zonas de vida de bosque húmedo tropical, bosque seco tropical y bosque húmedo premontano. Las áreas adquiridas cumplen un papel importante y una función ecosistémica muy valiosa, como la regulación en el régimen hídrico de la cuenca del río Cauca y de los pequeños ríos y quebradas de la zona, control de la erosión, captura de carbono, hábitat de fauna, conocimiento, entre otros.

Adicionalmente, la conservación de las coberturas naturales y las actividades de restauración que se ejecutan en las coberturas intervenidas, han contribuido a la conformación corredores biológicos que garantizan la conectividad entre las coberturas de las áreas de compensación y, por ende, el flujo de especies de flora y de fauna en las áreas de compensación.

En total, de acuerdo con las obligaciones ambientales que se tienen por las diferentes afectaciones realizadas por la construcción del proyecto, se compensarán cerca de 19.000 nuevas hectáreas de bosque seco y bosque húmedo tropical que se convertirán en una oportunidad para la biodiversidad de la zona de influencia.

Contratación social

Las actividades de restauración en coberturas intervenidas en la franja de protección del embalse, la cual tiene un área aproximada de 2.100 hectáreas, se adelantan por medio de la figura de la contratación social con las Juntas de Acción Comunal (JAC), como una manera de fomentar el empleo y dinamizar la economía de estos sectores. Estas personas están siendo capacitadas por la Universidad Nacional de Colombia para garantizar la mayor eficiencia en la planeación y ejecución de las actividades. En total, en esta primera fase, se vincularon 49 personas, 42 de ellas de los municipios de Buriticá y Toledo.

Durante la primera fase del proyecto piloto de restauración se hizo una siembra de 22.210 individuos, de 43 especies, en el predio La Cascarela (Toledo) de 372 hectáreas, zona de bosque húmedo tropical y de 18.496 individuos en el predio La Angelina (Buriticá) de 206 hectáreas, en zona de bosque seco tropical. Todas las especies sembradas son nativas de la región.

Para la segunda fase se contempla la restauración de cerca de 370 hectáreas en estos mismos predios de Buriticá y Toledo, y tiene como fin generar a través del establecimiento de núcleos de restauración, parches de vegetación que ayuden a conectar las áreas fragmentadas.

A la actividad en Buriticá se hicieron presentes autoridades ambientales, universidades e instituciones del sector ambiental regional y nacional, así como miembros de las familias de la comunidad de esta zona que laboran en los procesos.

Este compromiso de restauración del bosque seco y húmedo tropical del área de influencia del proyecto hidroeléctrico Ituango involucra la participación y vinculación directa de la gente del territorio y tienen por tanto un carácter comunitario, en el que converge la pluralidad y se reconoce la necesidad de compensar, como una oportunidad para el ecosistema y el mejoramiento de las condiciones de vida de la gente.