Equipo femenino de las Fuerzas Armadas de Colombia: disciplina militar al servicio del fútbol

438

Con el crecimiento del fútbol femenino en Colombia, las Fuerzas Armadas y de la Policía, también les brindan a las mujeres militares formarse como deportistas en su equipo con el objetivo de representar al país en diferentes torneos nacionales e internacionales.

Muchos han escuchado la palabra fútbol femenino, una rama del deporte rey que en los últimos años ha venido haciéndose un espacio en el mundo y así como a la mayoría de jugadoras les ha tocado luchar para ganar un reconocimiento, el equipo femenino de las Fuerzas Armadas de Colombia viene en ese proceso de darles la oportunidad de demostrar el talento de sus cadetes mujeres para así también enaltecer al país con sus éxitos.

Adriana Ruiz, una de las jugadoras de Fuerzas Armadas y Policía

El equipo femenino de las Fuerzas Armadas nació hace tres años y reúne a toda la fuerza militar de Colombia como lo es la Policía y el Ejército Nacional de todos sus campos. “Se realizó una convocatoria para todo el país en la ciudad de Bogotá, donde asistieron 80 mujeres militares y al final 60 fueron preseleccionadas”, mencionó Adriana Ruiz, una de las jugadoras que pertenece a la Policía y pionera de esta iniciativa.

Igualmente, así como el fútbol femenino ha sido por momentos ignorado, las mujeres militares también sintieron ese derecho de poder representar los colores de las Fuerzas Armadas jugando con su pasión: el fútbol. “El motivo fue darle oportunidad a la mujer militar de poder practicar un deporte el cual es estigmatizado para hombres. Además, la Policía tiene jugadoras dentro del equipo, las demás son del Ejército, Armada y Fuerza Aérea.”

Para Adriana, volante de creación formada en el club Gol Star y que pertenece al equipo de las Fuerzas Armadas desde su fundación donde ya ha logrado ser convocada a la Selección Colombia de futsal gracias a su rendimiento, sabe que aún falta para seguir ganando el reconocimiento.

“Con el equipo hemos disputado torneos de fútbol 11, fútbol 8 y actualmente fútbol sala. Además, hemos estado en pre Copa Libertadores de futsal tres veces seguidas y ahora estamos mirando para ir a disputar un torneo en Estados Unidos y nos tienen planillado un torneo de fútbol playa en San Andrés pero obvio por el COVID-19 todo quedó estático. Hay jugadoras que les ha tocado difícil para ser profesionales y lo es más para un equipo militar lograr ese reconocimiento”.

Así mismo, no sólo pueden representar al equipo femenino de las Fuerzas Armadas las mujeres militares, también pertenecen civiles que se presentan a convocatorias y quedan seleccionadas, por lo que se les da la oportunidad de hacer un curso. “No se paga absolutamente nada, las mujeres que son civiles son preseleccionadas que no son demasiadas pero tienen mucho talento, tienen hay la posibilidad de becarlas para que puedan ingresar a alguna fuerza para que realicen su carrera militar y así puedan ser parte del equipo de las Fuerzas Armadas. La menor que tenemos es de 17 años y de ahí en adelante”, explicó la volante.

Ruiz también sabe que llevar una vida deportiva con la vida militar es difícil, porque hay que cumplir con los dos deberes pero la pasión por lo que se hace no tiene límites y se logra dejar en alto su institución con sus labores diarios y nivel deportivo. “Acá se entrena dos veces al día pero también toca prestar el servicio militar cumpliendo la labor como policía”.

Finalmente, el objetivo por el que actualmente lucha Adriana Ruiz y sus compañeras de equipo es ganar éxitos deportivos para las Fuerzas Armadas y Policía de Colombia, por lo que se añade el sueño de “participar en una liga en representación de las Fuerzas Militares y así mismo jugar internacionalmente para que la mujer militar se motive a practicar este deporte”, finalizó la deportista militar.