Brenda me escribió por correo electrónico a inicios del presente año, su motivo de escribirme fue para que yo escribiera y publicara parte de su funesta historia sentimental que le sucedió hace 8 años. Esta mujer conoció a un hombre a través de Internet, ella para ese entonces tenía 45 años, era madre de una hija de 25 años y un hijo de 20 años, el hombre desconocido tenía 50 años, vivían en diferentes países. Todo inició en Facebook ella publicó una foto y Él le hizo un hermoso comentario elogiando con sabor poético dicha publicación, después iniciaron a chatear por Messenger, en seguida  hablaron a través de una llamada, a la semana de estar hablando se convirtieron en novios virtuales.

Así como avanzaban los días y semanas aquél amor a distancia se invadía de “fragancia”, ambos se dedicaban poemas y canciones en el muro de Facebook, las amigas de ellas le decían que no fuera ilusa, porque era un afecto sin sentido, ella les respondía:  «la distancia no es obstáculo para vivir a plenitud este amor que el universo me está concediendo», ellos por vídeollamada hablaban pocas veces. Cuando tenían cuatro meses de ser novios imaginarios, Él le propuso que se fuera a vivir con Él a su país, ella le dijo que iba a renunciar a su trabajo, hablaría con sus padres y con sus hijos, Él le prometió que jamás se arrepentiría de esa decisión.

Sus padres le dijeron: «hija no está correcto que te vayas a vivir con un desconocido, además es de otro país, no sabes nada de él, para conquistarte te dice lo mejor de él, pero su realidad debe ser lo contrario». Sus hijos le imploraron que no aceptara esa invitación tentativa, sus mejores amigas también le dijeron lo mismo que sus hijos, pero creyó más en las ficticias promesas del desconocido hombre, que de los consejos de su familia y amigas.

Contagiada del VIH/SIDA

A los 4 meses de tener comunicación continúa con aquel sujeto, ella decidió viajar para el  extraño país a vivir junto a un extraño. Le envió el dinero un sábado y le dijo que la esperaba el próximo viernes en el aeropuerto internacional, y que ese fin de semana estarían juntos en la capital y que el lunes por la tarde viajarían para la ciudad donde Él vivía. Sábado y domingo visitaron algunos lugares turísticos de la ciudad; Él le dijo que por favor no se tomarán fotos juntos por ahora, más en seguida si lo harían. El domingo por la noche en el hotel miraron películas, se rieron, se contaron historias e hicieron de todo, se  durmieron  como a las 4 de la mañana, ella se despertó a las 10 de la mañana, cuál fue su sorpresa al darse cuenta que Él no estaba en la cama, rápidamente se levantó se fue para el baño y no estaba, de pronto miró un papel por una esquina de la cama, era una carta la cuál tenía un mensaje de eterna melancolía.

La carta decía: -Brenda lo que te he hecho es irremisible, lamento haberte mentido, soy un genio seductor, soy el Ser más perverso que habita en el universo, tú eres guapa, profesional e intelectual pero has caído en la peor trampa de tu existencia, te dejaste guiar por las bellas palabras, dinero y todo esos detalles que te hacía, pero todo eso lo hice sin ningún sentimiento genuino. Bienvenida a los que somos portadores del (VIH/SIDA); te recuerdo que no puedes denunciarme, ni lo intentes tengo la dirección de tu casa, tengo fotos de tus hijos y de tus padres, si lo intentas tu dolor se extenderá. Mi nombre real es otro, quien te enviaba dinero es amigo mío, no soy de este país, soy originario de otra Nación, según los doctores me quedan pocos meses de vida. Acá te dejo dinero para que te regreses a tu Patria y por favor nárrales esta vivencias a tus familiares y amigos, dile que no crean en las hermosuras de las palabras cuando se trata de personas desconocidas, en especial si es de amor sentimental, agradece que no soy asesino-.

Brenda se regresó para su país con el alma en mil pedazos, se encerró en su casa a vivir en cuarentena por un año, su mamá cuando se enteró de toda la verdad falleció de infarto, ella lentamente está muriendo a causa de esa aterradora enfermedad. Eso fue lo último que me comentó por correo, después le hice otras preguntas y ya no respondió. Si el peligro en persona con una pareja es inmenso, en lo virtual es infinito. Si estás viviendo este juego tonto de amor online; ten mucha precaución, si conoces a alguien que está en este estado compárteles esta historia, seamos protagonistas de evitar una inmensa desgracia con nuestros amigos, amigas o familiares, son muy pocas las relaciones cibernéticas  que han logrado resultados positivos, tener una relación sentimental en el mundo virtual, es vivir lealmente en  lo irreal.

Por: Carlos Javier Jarquín
Carlos Javier Jarquin
Escritor y poeta