¿Es este el verdadero retrato de Jesús? Un historiador asegura que es el hallazgo más importante de la era moderna

119

Podría ser un descubrimiento inédito en la historia moderna. O quizás, como dice el investigador e historiador Ralph Ellis, el “más importante” de este tiempo. Es que el autor del libro Jesús, rey de Edesa -presentado esta semana en el Reino Unido- está seguro que una moneda del siglo I después de Cristo es la clave para conocer cómo era el verdadero rostro del fundador del cristianismo.

Ellis basa su investigación en una moneda de aquella época que hasta el momento se creía pertenecía al rey Izas Manu, quien comandó los destinos del reino de Edesa, al sur de lo que hoy es Turquía durante los años en que vivió Jesús. La inscripción en arameo indica que es Manu quien fuera retratado en la pequeña moneda. Sin embargo, el historiador llegó a otra conclusión.

Si está en lo cierto, ésa sería la única imagen cercana a Cristo que permitiría tener una idea remota de cómo era, teniendo en cuenta que en las Escrituras no figura una descripción sobre su rostro ni su figura, a pesar de ser una de las personalidades más pintadas y retratadas de la historia a lo largo de 2 mil años.

Ellis describe su hipótesis como “uno de los más importantes descubrimientos de la historia moderna”. Se basó en el estudio de la vida de ambos y llegó a la conclusión de que en verdad Manu era Jesús, teniendo como base datos de la vida de ambos y contemporaneidad.

El investigador sabe que su teoría es polémica y que contradice lo que marcó la historia tradicional sobre la vida Jesucristo. “Fuera de los Evangelios, tenemos preciosa evidencia de la figura de Cristo. Esto no debería ser un tema para aquellos que creen en las bases de la fe, lo que entiendo y respeto, pero genera controversia en un historiador”, manifestó Ellis.

“Hice de mi trabajo de toda la vida una conexión entre los eventos y las personas de la Biblia con la historia conocida. Y Jesús —quizás el hombre más importante en la historia occidental— merece ser llevado de la oscuridad de las sombras bíblicas a la luz de la historia. La moneda es la guinda del pastel, y al menos sirve para construir una verdadera identidad y genealogía del Jesús bíblico”, agrega el investigador.

Según el autor en verdad Jesús era un rey guerrero llamado “Izas Manu de Edesa y Adiabene”. Su visión pudo liberar a Judea y su pueblo del Imperio Romano. Manu y Jesús, como coincidencia expuesta por Ellis, nacieron y vivieron en Nazareth, eran judíos y ambos vivieron en Jerusalén. También eran vistos por las autoridades romanas como una “amenaza” a su poder. En sus conclusiones, el historiador señala que otros tres líderes judíos habían sido crucificados durante el tiempo de Poncio Pilato y que no necesariamente debieron ser Jesús.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente