Si el mes de diciembre es temido por muchos debido a los múltiples gastos, quizás enero y febrero aún sean más complicados, financieramente hablando. Muchas de las compras que se hacen en los últimos días del año deben pagarse durante los meses siguientes, convirtiéndose en un gasto más junto a los cotidianos como el arriendo, el mercado, la cuota del colegio, indumentaria, servicios, entre otros muchos.
“Lo importante es que organicemos nuestras finanzas personales desde ya para poder crear un plan que nos permita administrar la plata lo mejor posible y llegar a fin de mes sin problema, además de proyectarnos hacia el futuro en la consecución de objetivos o sueños” afirma Fabio Chavarro, gerente corporativo del Grupo Juriscoop.

Pero, ¿por dónde empezamos?

Fabio Chavarro nos ofrece claves para llevarlo a cabo.

Para el gerente corporativo del Grupo Juriscoop lo primero que debemos hacer es saber cuáles son nuestros objetivos financieros y nuestros sueños, “quizás tu prioridad sea salir de las deudas que ya tienes o adquiriste en los días vacacionales; empezar a ahorrar para comprar casa, hacer un viaje, estudiar o estás pensando en independizarte” afirma. Pocos piensan en quién debe ser el primer beneficiario del fruto de su trabajo: si se trabaja para otros o empieza a ahorrar para que una parte importante del beneficio sea para su propio futuro. Teniendo muy claro qué es lo que queremos conseguir podremos trazar ese plan para conseguirlo.

La segunda pregunta que debes responder es en qué estás fallando para no poder cumplir estos objetivos. “Normalmente, hacemos responsable de nuestras deudas a los pocos ingresos que tenemos pero no nos paramos a pensar que quizás es que hacemos compras innecesarias o que no somos organizados con nuestro dinero. Lo que nos lleva a vivir sin saber si el sueldo nos alcanzará hasta fin de mes o si podremos hacer algo para salir de las deudas. “Y por supuesto ni hablar de empezar a ahorrar para ese sueño que queremos cumplir” añade.

Y es que, si realmente estás decidido a cambiar tus hábitos financieros, alcanzar tus metas y organizar mes a mes tus cuentas, debes empezar a hacer un presupuesto realista. En este presupuesto debes tener dos listas, una de ingresos y otra de egresos, empezando por el ahorro, pero incluyendo también los gastos pequeños, llamados gastos hormiga, que pueden ser un desangre invisible. “Lo que te permitirá saber cómo distribuirlo de la manera que más se adecue a tus necesidades. No olvides incluir en el primer renglón el ahorro, que es pagarte a ti mismo una parte de lo que ganas, para que empiece a ser un hábito el hecho de que el primer y más importante destinatario de tu trabajo eres TU mismo” aconseja el gerente corporativo del Grupo Juriscoop.

Si de verdad quieres tener unas finanzas saludables y cumplir los objetivos marcados debes tomar las decisiones correctas y ser responsable mes a mes con tus ingresos, ahorros y gastos. Solo así podrás lograrlo.