Es lamentable pero es la realidad a raíz de los últimos acontecimientos que Cartagena sus líderes son los más corruptas de Colombia, esa verdad de a puño lo saben tanto los políticos como los dirigentes cívicos que engañan al elector primario para que elijan a sus verdugos y nadie, absolutamente nadie puede poner las manos al fuego para asegurar lo contrario; De ahí que sigo sosteniendo debido a los antecedentes de las últimas elecciones, donde se cometió toda clase de delitos para favorecer al que mejor paga en la Registraduría, incluyendo el combo, que todo lo que hoy escribo es verdad.

Acaso se les olvido mis lectores, que algunos de los que quieren repetir en los puestos colegiados, fueron elegidos con trampa que ellos se inventaron porque después salen favorecidos con el Habeas Corpus o vencimientos de termino, nuevo cartel que le está haciendo daño al país y otras modalidades, esta situación conjuntamente con el hecho ocurrido en el coliseo de combate fue aprovechada para cocinar el fraude electoral, con el objetivo de ingresar y favorecer de manera fraudulenta, al grupo de los elegidos al Concejo de Cartagena y Asamblea de Bolívar, para el período 2016-2019.

El próximo 27 de octubre debemos estar preparado para un nuevo Fraude electoral, modalidad que se pone de manifiesto en cada proceso democrático, siendo la conducta por la cual, a través del engaño, la manipulación, la falsificación, la distorsión, el despojo, la elusión, la obstrucción o la violencia, ejercida en cualquier fase del proceso electoral, se busca impedir que los candidatos que ganan realmente las elecciones, logren posesionarse. Políticos arteros convirtieron a Cartagena en un laboratorio en el que fueron incubadas las principales modalidades de fraude conocidas: trasteo de votantes, “saltos de canguro”, suplantación del elector, Coacción o presión al elector, compra de votos, robo y sustitución de paquetes electorales, adulteración de las actas de la elección modificando los números de sus resultados reales, etc.

En la campaña que se está desarrollando, hemos sido testigos de propaganda maliciosa, asegurando inhabilidad del contendor, ofrecimiento de obras por el candidato, control de los medios de comunicación para confundir y engañar a los electores haciéndolos creer que van a cumplir con sus propuestas, en las elecciones pasada se vio la manipulación de los sistemas de cómputo, soborno de las personas que cuentan los votos, expresados en el sorpresivo aumento de la votación por candidatos que ni siquiera habían hecho campaña allí, 26 modalidades de burla al elector, uso de cédulas inválidas y toda suerte de ataques a la voluntad del votante.

El trasteo de electores, una modalidad crónica de fraude, no hay cómo evitar que por su frontera porosa se filtren clientes electorales para votar por un candidato que haya pagado por sus servicios, el antídoto está en la depuración del censo electoral y del archivo nacional de identificación. Junto con la automatización del registro de inscripciones parece haber mayores herramientas para reconocer trashumantes; compra de votos, es el sistema más visible en todos los procesos, se inicia desde la inscripción, el certificado E-4 es el recibo de pago para quien decidió ponerle tarifa a su voto. No hay medidas que permitan sancionar a quienes reparten mercados o electrodomésticos para someter la voluntad del votante; Soborno a jurados, Con el nuevo sistema ojala los jurados de mesa tengan control sobre el preconteo de votos. Si bien no existe garantía de que puedan adulterar el resultado, su procedimiento se descubriría rápidamente porque los procesos de digitalización y escrutinio serán paralelos y cualquier diferencia provocará una inmediata alerta. Esta vez no hará falta desplegar un ejército de testigos electorales, varios de los cuales se prestaban para hacer trampas.

Cartagena, preparémonos para frenar el abuso de la clase política y detectemos a tiempo lo que se avecina la cual nos tienen familiarizados para esta época de elecciones, EL FRAUDE ELECTORAL, “Cartagena despierta y no sigamos siendo cómplices de estos bandidos electorales”, “No podemos ser inferiores a la responsabilidad que nos asiste y de esta manera contarle a nuestra descendencia que participamos en la recuperación de la dignidad y moral política”. Aunque, ES LAMENTABLE VATICINAR QUE SE APROXIMA UN NUEVO FRAUDE ELECTORAL.

Por: William Hundelhausen Carretero
Presidente Nacional APIC

WILLIAM-Hundelshauseen-Carretero