Recientemente CNN ha masificado muchos reportes que parecen más alabar la fortuna de Musk que informar sobre ella. Varios titulares como “Elon Musk aplasta, país por país, el PBI de casi toda América Latina con sus más de US$ 300.000 millones”, “Elon Musk ya es la personas más rica de la historia”, incrustan sobre el imaginario colectivo un hecho que al parecer, no coincide con la verdad.

Musk goza de un patrimonio de 311.000 millones de dólares, y gran parte de la culpa de esa excéntrica riqueza se la lleva el mes de octubre. El 8 de de ese mes del presente año vendió parte de sus acciones de SpaceX, esto la convirtió en la segunda compañía privada más valiosa del mundo, valorizándola en 100.000 millones. El 25 de octubre vendió 100.000 carros Tesla a la compañía de alquiler Hertz, aumentando la cotización de su empresa en un 13%, dando de beneficio 36.200 millones de dólares solamente ese día.

Aunque evidentemente es un líder económico la historia resalta la magnificencia de otro gran líder que al parecer, aún no es superado en términos monetarios por Musk.

Mansa Musa I, el rey de Tombuctú, fue gobernador del Imperio de Mali entre el año 1312-1337. Este imperio era rico en minerales, específicamente en el oro, cuando éste presentaba una demanda demasiado alta. Además poseía grandes cantidades de marfil, esclavos, cobre, pieles y sal. La historia relata que el reino de Musa era tan grande nadie podía ver dónde terminaba, ocupaba lo que hoy se conoce como Mauritania, Senegal, Gambia, Guinea, Burkina Faso, Mali, Níger, Chad y Nigeria.

La historia menciona que sus peregrinajes a la Meca dejaban boquiabiertos a todo el que le veía. Una caravana de 60.000 personas acompañaba al rey. 12.000 eran sirvientes personales. Cabalgaba en su caballo y 500 heraldos con bastones de oro 7 80 camellos cargados con 136 kilos de oro precedían su paso.

Mansa Musa en su monumental peregrinación a La Meca, según un grabado de 1670. GETTY IMAGES

Su llegada a los distintos reinos era controversial para los gobernantes y beneficioso hasta cierto punto para los pobres. En una de sus llegadas a El Cairo, Egipto, donó tanto oro a los pobres que produjo una inflación masiva. Sus relatos se extendieron por toda África y Europa, tanto así que motivo a los Europeos a asistir a su reino. al confirmar su magnificencia los europeos decidieron incluirlo a él y su reino en el mapa más importante de la época, el Atlas catalán o Mapamundi de los Cresques, mapa que cubría el mundo conocido por los europeos en el siglo XIV.

Mapamundi Getty Images

Se calcula que su fortuna llegó a los 400.000 millones de dólares. 85.000 millones más que la de Musk, 50.000 más que la familia Rothschild y 60.000 millones más que el monopolizador del sector petrolero, John D. Rockefeller.