Las calificadoras Moody’s y Fitch Ratings detallan que una compañía de hidrocarburos de Arabia Saudita tuvo un beneficio neto de más de 110.000 millones de dólares durante el año pasado.

La petrolera estatal de Arabia Saudita se ha convertido en la compañía que más ganancias acumuló durante el año pasado, según constatan las agencias de calificación crediticia Moody’s y Fitch Ratings en sus últimos informes.

Según detalló Moody’s, Saudi Arabian Oil Company (Saudi Aramco) tuvo en 2018 un beneficio neto de 111.100 millones de dólares, con una producción total de hidrocarburos de 13,6 millones de barriles diarios, lo que le reportó ingresos por valor de 355.900 millones de dólares.

Esas cifras la colocaron en el rango A1 como emisor a largo plazo, con posibilidad de alcanzar la máxima calidad, Aaa, debido a sus vínculos con el estado.

«Aramco tiene muchas características de las empresas calificadas como Aaa, con una deuda mínima en relación al flujo de caja, una producción a gran escala, liderazgo en el mercado y acceso a una de las mayores reservas de hidrocarburos de Arabia Saudita», expresó este lunes 1 de abril el analista de Moody’s Rehan Akbar.

En este sentido, consideró que la compra del 70% de la petroquímica Sabic, por 69.100 millones de dólares, fortalecerá el negocio.

El mayor productor

Fitch Ratings también destacó en su informe del pasado domingo que Saudi Aramco es por volumen el mayor productor mundial de petróleo, ya que con sus 13,6 millones de barriles por día superó a Abu Dhabi National Oil Company, Royal Dutch Shell, Total SA y BP.

Por su rendimiento, la coloca en el escalón A+, el máximo de la calificación.