Esta compañía planea llenar las venas de adultos con sangre de gente joven

217
vih-sida_toma_de_sangre

Para Jesse Karmazin, la sangre es una medicina. Su empresa, llamada Ambrosia, en Monterey, California, está actualmente inscribiendo a personas en el primer ensayo clínico en E.U.A. diseñado para descubrir qué sucede cuando las venas de los adultos son llenadas con sangre de los jóvenes.

En muchos sentidos, tiene razón sobre las cualidades de supervivencia de la sangre. Una simple transfusión sanguínea es uno de los procedimientos más seguros para salvar vidas que tenemos.

Pero Karmazin quiere llevar la idea de la sangre como un medicamento a un nivel muy diferente. Quiere usar las transfusiones para combatir el envejecimiento.

Hasta ahora, nadie sabe aún si las transfusiones de sangre pueden estar ligadas de manera confiable con un solo beneficio para la salud en las personas. Y los investigadores dudan que las pruebas de Karmazin lleguen con suficiente evidencia para ir en esa dirección.

“Simplemente no hay evidencia clínica [que el tratamiento será beneficioso], y básicamente estás abusando de la confianza de la gente y la emoción pública alrededor de esto”, dijo el neurólogo Tony Wyss-Coray de la Universidad de Stanford, a la revista Science.

Para empezar, para participar en el estudio, debes pagar. Y no es barato. El procedimiento, que consiste en obtener 1.5 litros de plasma de un donante entre las edades de 16 y 25 en el transcurso de dos días, cuesta US $8,000 y Karmazin planea inscribir a 600 participantes.

Antes y después de la infusión, la sangre de los participantes se someterá a pruebas de “biomarcadores”, una variedad de sustancias y procesos biológicos medibles que se cree que proporcionan una muestra de la salud y la enfermedad.

Hasta ahora, Karmazin dice que ha hecho el procedimiento en 30 personas. Afirma que muchos de ellos ya están viendo los beneficios, desde el enfoque renovado a la apariencia mejorada y el tono muscular.

Pero es demasiado pronto para decir si cualquiera de estas afirmaciones son reales. Por una parte, cuando todos los datos se agrupen y se prueben, podría terminar siendo estadísticamente insignificante. Por otro lado, los supuestos beneficios podrían ser un simple efecto placebo.

Si la sangre misma ha tenido algún impacto en la salud del paciente todavía está en el aire. Sin embargo, Karmazin, que inicialmente se inspiró en estudios sobre ratones, permanece entusiastamente esperanzado.

Sólo el tiempo y los resultados de la pruebas decidirán si en realidad éste procedimiento puede propiciar el rejuvenecimiento.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente