No os voy a descubrir al Concorde, una maravilla de la aviación y de los avances del ser humano, que nos permitía cruzar el charco en menos de tres horas. No hubo que esperar demasiado para descubrir que era algo poco rentable, pero que le quiten lo bailado al que pudo aprovechar alguno de sus elitistas vuelos.

Un avión de pasajeros supersónico no parece ahora mismo una idea descabellada, y sería mucho más fácil hacer la foto que compartimos ahora, pero en 1985 era una operación muy complicada: no por pillarlo en vuelo, que hay miles de imágenes sobre esto, lo complicado era capturarlo a velocidad Mach 2.

El encargado de conseguir esta instantánea, con el avión franco-inglés a dos veces la velocidad del sonido, fue Adrian Meredith. Es interesante conocer que lo hizo a lomos de un avión Tornado de la RAF.

Tornado de Real Fuerza Aérea

La toma fue conseguida en abril de 1985, cuando el Concorde de la British Airways volaba por encima del Mar de Irlanda. Como curiosidad hay que comentar que el Tornado no iba bien de combustible por lo que fue complicado mantener la velocidad con el Concorde, algo que consiguió durante únicamente 4 minutos.

El Concorde estaba ideado para hacer vuelos entre Washington/Nueva York y Londres/París en menos de tres horas. En 1969 realizó su primer vuelo, pero no entró en servicio hasta 1976, para terminar su vida útil en 2003.

No era rentable para nadie

¿Competencia? Poca cosa en aquel entonces, tampoco ahora. Podemos rescatar al soviético Tupolev Tu-144 , también supersónico y de uso comercial, que hizo su primer vuelo en 1976. Otros proyectos cancelados fueron los Lockheed L-2000 y Boeing 2707.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente