La molesta grasa abdominal no es solo un estorbo a la hora de lucir un traje de baño, es también una de las formas de grasa más perjudiciales para la salud. Es por esto que reducir esta tripita es beneficioso para el bienestar en general, más allá de las fotos en bikini. Pero ¿cómo lograrlo?

Cualquiera que haya pasado horas en el gimnasio o que se haya preocupado por su alimentación con el fin de reducir unas tallas de cintura sabe lo cuesta arriba que puede ser perder justamente esa grasa visceral. Lo peor de todo es que en algunas personas ni siquiera es visible, pero allí está, acumulándose de manera silenciosa.

Desde trastornos metabólicos, a casos más graves como un ataque al corazón, pueden ser desencadenados por esta acumulación excesiva de grasa en esta área del cuerpo. Hacer abdominales no es suficiente, solo una correcta alimentación y una rutina de ejercicios puede hacer que nuestra cintura pierda centímetros.

A pesar de que suene muy sencillo, elegir los alimentos correctos puede ser una tarea ardua. Sin embargo, hay algunos que facilitan y hasta aceleran el proceso. Uno de ellos es fácil de conseguir, fácil de cocinar y muy versátil, ya que se pueden hacer varias recetas. Se trata del garbanzo.

Esta simple legumbre ayuda a revertir la adiposidad visceral, la dislipidemia y la resistencia a la insulina, de acuerdo con un estudio publicado en el British Journal of Nutrition en 2007. Los científicos de la Universidad Jiao Tong de Shanghái estudiaron en ratas que desarrollaron estas afecciones debido a una dieta rica en grasas los efectos que podría tener una alimentación basada en garbanzos.

Para ello, dividieron a las ratas en tres grupos. El primero recibió una dieta alta en grasas, el segundo una dieta normal y el último grupo una dieta alta en grasas con garbanzos durante un período de ocho meses. Luego, los expertos tomaron una prueba de tolerancia a la insulina, liberación de insulina y glucosa oral y determinaron que los garbanzos mejoraron la resistencia a la insulina y previnieron la hiperglucemia posprandial y la hiperinsulinemia.

Los expertos descubrieron que una sola porción de garbanzos o legumbres al día es suficiente para inducir la pérdida de peso y promover la saciedad. Los autores también afirmaron que los garbanzos y las legumbres pueden funcionar bien para inducir la pérdida de peso sin necesidad de reducir el consumo de otros alimentos.

Los alimentos ricos en fibra se consideran particularmente beneficiosos para perder peso, ya que promueven la saciedad y con esto se controla el apetito para reducir la ingesta de calorías. Los garbanzos son una rica fuente de fibra soluble que ayuda a mantener un equilibrio saludable de bacterias intestinales, un marcador importante que influye significativamente en el peso corporal.

No solo esto, la fibra soluble ayuda a reducir los niveles de colesterol malo, ya que se une a las moléculas de LDL (lipoproteína de baja densidad) dentro del tracto digestivo y las arrastra fuera del cuerpo. Por si fuera poco, los garbanzos son una excelente fuente de hierro, proteína (se cree que incluso supera a los huevos en este aspecto), fósforo y vitaminas del grupo B.