Tao Porchon-Lynch tiene 98 años, tres prótesis de cadera y, tal y como muestra el marcador que preside su página web, 1.000 días de trabajo a sus espaldas. A su edad esta nonagenaria es la profesora de yoga, en activo, más veterana del planeta. ¿Y cómo se logra esa gesta? “Cuando me despierto por las mañanas me digo a mí misma: ‘Este va a ser el mejor día de tu vida”, contaba Porchon-Lynch en 2015 al canal de televisión estadounidense ABC News. “Todo lo que pones en tu mente se materializa, así que trata de no plasmar nada negativo”.

Aunque nació en la India, donde descubrió con ocho años esta disciplina milenaria (“creí que era un nuevo juego”), Tao trabajaría después como modelo en Europa antes de trasladarse a Estados Unidos, donde lleva más de 50 años enseñando yoga. A sus clases en el centro de Nueva York en el que trabaja acuden dos veces por semana una docena de alumnos a los que Porchon-Lynch no se cansa de repetir, con una sonrisa en la boca, que no tiene intención alguna de retirarse.

“Una de las cosas que más me gusta”, cuenta Tao en este vídeo sentada en el suelo y con las piernas entrelazadas, “es cuando logro mostrarle a alguien que dice que no puede hacer algo, que realmente puede hacerlo”. Una filosofía que aplica a sí misma porque, además del yoga, Tao sigue conduciendo, acaba de sacar un libro contando sus experiencias y ha ganado varios premios como bailarina, actividad en la que se inició a los 87 años.

“Yo le enseño baile y ella me da lecciones de vida”, contaba a The New York Times Anton Bilozorov, el joven profesor de 25 años que también acompaña a Tao a los concursos en los que participa y ejerce como su pareja de baile. Los vídeos que pueden encontrarse en las redes sociales con sus coreografías —participó en la versión estadounidense de Got Talent— son toda una demostración de vitalidad.

Nunca es tarde para hacer deporte

Pasada una edad tendemos a rendimos y a dar por sentado que nuestra actividad física ha llegado a su fin. Pero nada más lejos de la realidad. Los profesionales, lejos de desaconsejarlo, animan a los octogenarios a buscar un deporte acorde a sus circunstancias y probar. En pequeñas dosis y realizándose de forma regular, ejercitarse cumplidos los 80 puede aliviar el dolor o los síntomas derivados de ciertas enfermedades y ayudar a sentirse más independiente.

Además, en palabras de Manuel Villanueva, traumatólogo y director médico de Avanfi-tulesióndeportiva.com, “aumenta la participación social, incrementa la calidad del sueño, un beneficio muy de agradecer según se cumplen años, reduce la ansiedad y la depresión, mantiene el equilibrio psíquico e incrementa la longevidad”.

Las opciones son muchas: caminar, nadar, hacer ejercicios de equilibrio. Y sí, también se puede practicar el yoga o el pilates que, señalan los expertos, aportan flexibilidad y fuerza.

Usted también puedes ser Tao

Después de la historia de Tao Porchon-Lynch seguramente no sea necesario volver a repetir los beneficios mentales y físicos que aporta el yoga. Una disciplina que no para de generar nuevos adeptos. En EE UU mueve más de 27.000 millones de dólares y en España (según datos de la web especializada Aomm) un 12% de la población lo practica de manera habitual; otro 28,9% asegura haberlo probado alguna vez.

Aunque está más extendido entre los adultos, el yoga crece también entre los niños y algunos colegios lo han incorporado ya a sus actividades extraescolares. Delphine Guerneur, instructora en el Zentro Urban Yoga de Madrid, lo recomienda para trabajar en familia “porque se establecen unos vínculos entre los adultos y los niños importantísimos a todos los niveles”. En el plano físico los niños mejoran “la coordinación, el equilibrio, la resistencia o la fuerza”, pero el yoga a edades tempranas contribuye además a reforzar “la comunicación no verbal, la escucha y la conciencia”.

Si quiere iniciarse en el yoga puede comenzar por consultar esta pequeña guía para principiantes o incorporar a su rutina estas dos pautas —que recomendó a BuenaVida el instructor Oriel Álvarez— para relajarse y estirar los músculos: la respiración por fases y la postura de loto.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente