Esta piel hecha en un laboratorio puede crecer pelo nuevo y sudar

143
Una proteína fluorescente fue usada para resaltar el área de la piel artificial. Crédito: Takashi Tsuji/RIKEN
Una proteína fluorescente fue usada para resaltar el área de la piel artificial. Crédito: Takashi Tsuji/RIKEN
Una proteína fluorescente fue usada para resaltar el área de la piel artificial. Crédito: Takashi Tsuji/RIKEN

La idea de crear piel humana y tejido artificial en un laboratorio puede sonar extraña en un principio, pero científicos esperan que algún día pueda eliminar la necesidad de trasplantes y permitirnos parchar nuestros cuerpos como si se tratare de autopartes.

Y esta nueva piel artificial, desarrollada por investigadores en Japón, es tan realista, que puede crecer vello nuevo y potencialmente incluso excretar sudor. Liderado por investigadores del Centro RIKEN para la Biología del Desarrollo, el equipo extrajo células de las encías de ratones y las convirtió en un tipo especializado de células madre. Después las usaron para construir estructurar tridimensionales similares a la piel – completas con folículos pilosos funcionales y glándulas sudoríparas.

Una vez trasplantado de vuelta a la piel de los ratones calvos vivos, las nuevas células epidérmicas comenzaron a desarrollarse normalmente. Las tres principales capas de la piel – epidermis, dermis e hipodermis – fueron replicadas exitosamente y la piel artificial incluso hizo conexiones naturales con los músculos y fibras nerviosas de alrededor. Esas conexiones naturales son la principal razón por la que el pelo pudo crecer a través de la nueva piel.

La piel artificial no solo reducirá la necesidad de experimentar en ratones y ratas de laboratorio, también podría hacer una gran diferencia en el tratamiento de víctimas por quemaduras y otras personas que requieran de trasplantes de piel. Pero el equipo estima que tardarán aproximadamente una década antes de que el tratamiento esté disponible para ser utilizado clínicamente.

Uno de las principales desventajas actuales es el hecho de que la piel artificial no puede generar fibras nuevas – sólo se conecta con las ya existentes. Y el vello nuevo que crece de la piel trasplantada no siempre es del mismo tono que el resto del cuerpo.

Sin embargo, esta prueba, publicada en el diario Science Advances,  es un gran paso de los tipos previos de piel artificial que no tenían los componentes naturales de la piel.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente