Su nombre es Knickers y vive en Australia. Esta vaca gigante se ha hecho viral últimamente por un vídeo en el que se muestra paseando muy relajada entre otras vacas. Y no hay forma de que se pierda. Son casi dos metros los que mide Knickers y su peso alcanza las 1,4 toneladas, mas del doble de lo normal.

Se trata de una vaca de raza Holstein cuyo peso habitual es de 600 kilogramos en las hembras y 1.000 en los toros. Según el granjero Geoff Pearson, su propietario, a Knickers no se le ha suministrado ninguna clase de tratamiento que le haya provocado llegar a esas enormes dimensiones. Simplemente a la naturaleza en ocasiones le gusta crear cosas a lo grande.

Su gran tamaño es su salvación

Es tan fenomenal el tamaño de este ejemplar vacuno que su sacrificio no sería posible porque sencillamente no cabe en las instalaciones de ningún matadero. Una vaca con mucha suerte, aunque no la necesita porque no fue comprada por su propietario para producir leche y tampoco para servir de alimento. El trabajo de Knickers es mucho más singular. Es una vaca guía.

De acuerdo con lo relatado por Pearson, adquirió el animal para entrenar o guiar a otras vacas que recién llegan al amplio territorio de Perth en donde viven. Por obvias razones, creemos que ninguna res se atreva a llevarle la contraria. En todo caso, saber que Knickers está fuera de los planes de las industrias alimentarias y pasará su vida tranquilamente en el campo es un granito de arena que ayuda a hacer de este planeta un mejor lugar.