Estas serían las consecuencias si aplican Carta OEA al gobierno de Maduro

347

Los venezolanos están a la expectativa de cuáles podrían ser las sanciones o presiones que recibirá el régimen de Nicolás Maduro si es aplicada la Carta Democrática Interamericana, como lo solicitó el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Carlos Ayala Corao, quien fue presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), conversó este martes con el Circuito Éxitos, en entrevista en la que explicó que con la Carta Interamericana se activarían acciones diplomáticas “más contundentes” para restablecer la democracia en Venezuela.

No obstante, aclaró que la medida solicitada por la OEA no cambiará al gobierno de Nicolás Maduro, “eso debemos hacerlo los venezolanos”, resaltó. Aún así, cree que la lucha activaría un soporte internacionales importante en favor de los venezolanos que aspiran recuperar la democracia y mejores condiciones de vida.

“Una cosa es luchar solo contra un régimen dictatorial; y otra, hacerlo acompañado por la comunidad internacional (…) Se requieren 18 votos iniciales en la OEA para aplicación de la Carta Democrática contra el Gobierno de Maduro”

Informó.

Resaltó que la  Carta tiene un sistema de gradualidad para su aplicación, como las gestiones diplomáticas para el restablecimiento de la democracia, que requiere de sus lapsos y tiempos, pero si “todo eso fracasa” la última medida es suspender al Estado miembro.

Si el Gobierno desestima la activación del mecanismo, Venezuela pasaría a “ser un Estado forajido”, dijo Ayala Corao, lo que en el ámbito internacional, trae sus consecuencias económicas (la percepción que tienen los mercados para las necesidades de Venezuela) y políticas (como en las evaluaciones que se hacen internacionalmente desde diferentes órganos, tal como el examen periódico universal de Venezuela realizado recientemente por la ONU), así como en todo el sistema financiero.

Recordó el especialista que la Carta Democrática fue activada anteriormente “sin objeción alguna” por petición del fallecido Hugo Chávez, tras los sucesos de abril de 2002, aunque por circunstancias distintas. Hoy en día, a juicio del abogado, sobran los motivos.

“Por los presos políticos, la crisis humanitaria, el secuestro de poderes”, que no solo son problema de los venezolanos, es una legitima preocupación internacional”

Sentenció.