Estas son las palabras más hirientes del español

415

Si alguien te dice: “Eres un maldito bastardo“, te está ofendiendo doblemente. Porque dos de esas cuatro palabras fueron elegidas por nuestros lectores como las más hirientes de la lengua castellana.

En primer lugar, “bastardo“, que se ganó los apelativos de “infame”, “ruin”, “dura”, esta palabra tiene un alto contenido negativo, más allá del que le da la Real Academia Española: que degenera de su origen o naturaleza.

“Realmente su significado soslaya en lo decepcionante que llega a ser alguien para nosotros”, nos comenta Jorge Arley Tarifa desde Arauca, Colombia.

Otras de las que perturban a nuestros lectores son: imbécil, odio, violencia y humillación. Y entre las más originales, encontramos las siguiente cinco.

Mojón

La Real Academia Española tiene tres significados antes del que coloquialmente se le da a esta palabra: como señal permanente para marcar límites o servir de guía, también puede ser una tanga en que se pone dinero y al que se tira jugando.

Sólo en un cuarto lugar está “porción compacta de excremento“. De hecho, “caca”, la palabra utilizada en varios países de América Latina para nombrar coloquialmente al excremento, también fue mencionada entre las perturbadoras.

“En mi país mojón es ofensiva e hiriente si la usas para referirte a una persona“, nos cuenta Keren desde Caracas, Venezuela.

Miseria

“Entre las perturbadoras, la peor de todas. Representa la situación de quienes tienen menos que nada”, nos dice Angel Heras, Madrid, España.

La primera definición que le da la Real Academia Española a “miseria” es “estrechez o pobreza extrema”.

Se refiere al primer significado que le atribuye la RAE: “estrechez o pobreza extrema”.

Sin embargo, “hay muchas más miserias de las que no logramos desembarazarnos, como la miseria moral o la miseria intelectual”, asegura nuestro lector. “¡Vade retro, miseria!”, remata nuestro lector.

Dictadura

La antidemocracia por excelencia, una dictadura es un “régimen político que, por la fuerza o violencia, concentra todo el poder en una persona o en un grupo u organización y reprime los derechos humanos y las libertades individuales”, según la definición de la RAE.

Muchos países de América Latina conocieron sus alcances. “Es la palabra más horrible”, nos dice Felipe Garay, desde Chile.

Ladilla

“Es una palabra muy usada en Venezuela para calificar a una persona o cosa extremadamente fastidiosa“, nos explica Erik Acquatella, Caracas, Venezuela.

Es hiriente porque hace referencia al “insecto que se aloja en el pubis después de un encuentro sexual desafortunado”.

Gusano

Puede ser un animalito invertebrado inocente, feo o asqueroso, dependiendo de la óptica de donde se mire. Pero su significado puede ir mucho más allá.

“Para la mayoría de la comunidad cubana en el exilio, de la cual formo parte, términos como ‘gusano’, ‘escoria’, ‘contrarevolucionario’ son aquellas que marcaron negativamente a más de una generación de cubanos”, nos explica Raúl Colón, desde Canadá.

Adiós

Sinónimo de final, despedida, esta palabra puede tener a veces una carga catastrófica.

Alguien me dijo: adiós, y fue devastador“, nos cuenta Pedro Luis Ramírez.

Sin embargo, también puede implicar un nuevo comienzo. “Otra (vez) también me lo dijo y sonó a bendiciones y fiesta. El contexto es parte del significado”, remata nuestro lector.

Y un bonus track enviado por Daniel Ramírez, de Guadalajara quien nos asegura que tiene la frase perfecta que refleja nuestros dos desafíos: la palabra más tierna con la más hiriente: “Te quiero… pero como amigo“.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente