¿Estás tomando suficiente agua?

323

AguaLa deshidratación puede ser mortal y para la mayoría de nosotros es difícil saber cual es la cantidad exacta de agua que nos ayuda a mantener nuestro cuerpo en funcionamiento. Para facilitárnoslo, un par de investigadores de la Universidad de New Hampshire desarrolló una herramienta simple para medir la deshidratación y brindar recomendaciones para un ingesta de agua saludable a individuos sanos y activos.

La cantidad de agua que necesitamos para mantenernos adecuadamente hidratados depende de los cambios constantes de temperatura y peso del cuerpo, la intensidad y duración del ejercicio, así como los alimentos que se consumen durante el día. El 66% del cuerpo es agua, pero puede fluctuar en una variedad de formas. Es confuso, pero los investigadores creen que han encontrado dos formas de evitar la deshidratación.

Para el estudio, los investigadores midieron el contenido total del contenido de agua en un individuo, el cual puede variar entre 600 y 900 mililitros y llenaron los espacios del agua adicional que el cuerpo necesitaba. Después midieron la cantidad de fluidos que consumía el individuo en un día – no sólo agua, sino otras bebidas y alimentos: después, que tanto se expulsaba la ir al baño. Descubrieron que la ingesta de fluidos puede ser medida tanto por el volumen liquido, como el agua como por la pérdida a través de la excreción.

Mantener el cuerpo en balance es clave para la deshidratación, debido a que los individuos pueden ingerir más o menos agua de la necesaria. Simplemente pregúntate ¿estoy tomando suficiente agua?: es una forma fácil de determinar si tu ingesta y expulsión de agua es considerada saludable, usualmente entre 8 vasos de agua al día.

De acuerdo con la Clínica Mayo, la deshidratación puede causar complicaciones serias. Si no tomas suficientes líquidos al ejercitarte, puedes terminar perspirando demasiado y con calambres por el calor o experimentar un potencialmente mortal golpe de calor.

No tomar suficiente agua también puede provocar convulsiones. Los electrolitos, como el potasio y el sodio, ayudan a llevar las señales eléctricas de célula a célula. Si los niveles de electrolitos están fuera de control debido a la deshidratación, entonces las señales puede ser equivocadas y producir contracciones musculares involuntarias, pérdida de consciencia e incluso convulsiones.

Una de las consecuencias más serias de la deshidratación es un shock hipovolémico, que es cuando el volumen de la sangre provoca que la presión sanguínea caiga en picada y la cantidad de oxigeno en el cuerpo disminuye. Fallas renales, entrar en coma y la muerte también son inminentes para aquellos que pasan mucho tiempo sin tomar agua.

En el otro extremo, consumir demasiada agua también te puede matas. La intoxicación fatal por agua sucede cuando los electrolitos pierden el balance, similar a lo que sucede durante la deshidratación.

Los riñones controlan la cantidad de agua, sales y otros líquidos que son filtrados y expulsados del cuerpo. Cuando una persona toma demasiada agua en un periodo corto de tiempo, sus riñones no pueden seguir el ritmo. Se convierte en una lucha filtrarla de la sangre y expulsarla, causando que la sangre se llene de agua y se expulsen grandes cantidades de sal.

El exceso de agua deja la sangre y entra a las células, que se hinchan como un globo y causan un conjunto de efectos secundarios similares a la deshidratación.

Tomar poca o mucho agua es peligroso, y en casos extremos, mortal. La cantidad exacta te ayudará a mantener un estilo de vida activo y saludable.