Este gimnasio flotante obtiene la energía de los que entrenan en su interior

408

El crecimiento desmedido de las grandes ciudades nos ha llevado a un replanteamiento de la planificación urbanística, por ello hemos visto una gran cantidad de proyectos y conceptos que persiguen nuevas ideas que armonicen con el medio ambiente, y de paso contribuyan a una mejor convivencia.

‘The Paris Navigating Gym’ es un proyecto presentado por la firma de arquitectura ‘Carlo Ratti Associati’, que consiste en un barco adaptado para que albergue un gimnasio en su interior, donde lo más atractivo de todo es que la energía generada por quienes están entrenando serviría para impulsar esta embarcación.

The Paris Navigating Gym

Se busca que este ‘barco fitness’ esté operando en el río Sena en París, siendo un atractivo lugar de entrenamiento que contaría con elementos tecnológicos que lo harían único en su tipo. Tendría una longitud de 20 metros y una capacidad de hasta 45 personas, además del equipamiento deportivo.

Ratti se ha asociado con la firma de bicicletas deportivas ARTIS, quien sería la encargada de proporcionar las máquinas para entrenamiento. Por otro lado, se busca que los cristales del barco sean capaces de mostrar información en realidad aumentada, como datos de las rutinas de ejercicio, condiciones ambientales como la calidad del aire, publicidad y noticias.

Las maquinas estarían conectadas a los sistemas del barco, que a su vez contraría con un motor eléctrico y un sistema de baterías, además existiría la opción de colocar paneles solares para ayudar con la carga de energía. Su diseño incluso permitiría retirar el techo en días calurosos. El barco contaría con un sistema GPS que ayudaría a trazar la ruta, mientras que su operación y monitorización se haría desde una base en tierra.

En el proyecto también participan el grupo de arquitectura sin fines de lucro Terreform ONE y el instituto de regeneración urbana URBEM. Aquí hay que mencionar que estamos ante un concepto que aún tiene que resolver varios termas pendientes para su fabricación. Sin embargo, Carlo Ratti está convencido en que habrá compañías interesadas en desarrollar esta idea e incluso ampliarla para llevarla a otras regiones en el mundo.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente