Ante los desafíos que impone este mundo tan cambiante, con fácil acceso a la información y globalizado, pensar de forma diferente en un negocio es estar un paso más cerca de un futuro prometedor. Es así como el pensamiento crítico se ha convertido en una de las habilidades más demandadas por las empresas en la actualidad.

El pensamiento crítico se entiende como la capacidad de detectar e identificar problemas y analizarlos racionalmente, para así poder encontrar las mejores soluciones posibles en cada ocasión. Busca que los empleados sean capaces de generar y organizar sus propias ideas, defender su opinión mediante comparaciones y conclusiones originales y que han sido obtenidas tras relacionar distintos elementos entre sí.

Patricia Vargas Rojano, Gerente de Right Management Colombia, una línea de negocio de ManpowerGroup, manifestó que desde la compañía se han preocupado por construir y desarrollar modelos de liderazgo con pensamiento crítico, “con el objetivo de retener el mejor talento y aumentar la eficiencia de los recursos en los negocios”.

Un empleado con una gran capacidad de razonamiento es aquel que tiene claridad en las ideas y las corrobora con otros, se centra en lo relevante y piensa disciplinadamente para evitar que la mente divague en asuntos irrelevantes, realiza o formula preguntas adecuadas con el fin de encontrar información que responda a la situación que se tiene, son razonables y tienen la capacidad de cambiar de ideas cuando descubren otra mejor.

La Gerente de la línea agregó que la compañía trabaja con las empresas para ayudarles a gestionar el talento de sus empleados en el transcurso de todo el ciclo laboral, pues hacer líderes de alto potencial mejora la agilidad del negocio y crea una organización más competitiva, capaz de responder rápidamente a las dinámicas del mercado.

Las malas decisiones suelen tener un impacto negativo y en ocasiones afectan el rendimiento del negocio. En este sentido, uno de los mayores objetivos de las compañías consiste en estimular el pensamiento crítico a través de acompañamiento profesional.

Entre las estrategias más efectivas para desarrollar el pensamiento crítico al interior de las empresas se destacan las actividades que promueven la adquisición de nuevos conocimientos que fomenten el trabajo colaborativo, que enseñen a hacerse preguntas, a dudar, a analizar, a justificar y a argumentar; y que lleven a ampliar miradas y a tener profundidad en los temas tratados. También es importante poder brindar tiempo y espacios para que la mente se focalice sólo en una cosa: pensar de forma reflexiva.

Técnicas como el coaching, el desarrollo de liderazgo, la atracción y evaluación de talento, clima organizacional, bienestar y sostenibilidad para el talento también aportan a la estimulación del pensamiento crítico, que desembocará en el crecimiento para las organizaciones.

“Brindar oportunidades de desarrollo profesional a tus empleados no sólo sirve para que aumente su nivel de compromiso contigo, sino para que ellos se conviertan en los más fieles defensores de tu empresa, lo que dará valor añadido a tu marca comercial y atraerá a los mejores talentos”, expresó Patricia Vargas Rojano.