En Wuhan, ciudad de China donde se originó el coronavirus, médicos del Hospital Universitario advirtieron que los primeros síntomas de la enfermedad no son necesariamente los que se habrían anunciado en un principio.

Entre los principales signos, la persona afectada puede presentar diarrea, náuseas, dolor de cabeza, fatiga, y problemas en el sistema digestivo o nervioso.

De acuerdo con los especialistas, estos síntomas complican el diagnóstico y conllevan a una mayor difusión de la enfermedad, que ya ha dejado 56 muertos y alrededor de 2.000 infectados en China.

El presidente de China, Xi Jinping, advirtió que el coronavirus, que se ha cobrado la vida de 56 personas, “se está acelerando” y actualmente la nación enfrenta una “situación grave”.

“Mientras tengamos firme confianza, trabajemos juntos, (haya) prevención científica y curas, y políticas concretas, seremos capaces, con seguridad, de ganar la batalla”, sostuvo el mandatario.

“Ante la grave situación de una epidemia que se acelera, es necesario reforzar la dirección centralizada y unificada del Comité Central del Partido”, añadió Jinping.