Estrés desacelera el metabolismo

160

EstrésEl estrés causa daños a la salud, desde migrañas hasta alteraciones genéticas. Un nuevo estudio, realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (EE.UU.), demuestra que también disminuye el metabolismo y, por lo tanto, el ritmo al que se queman las calorías. El descubrimiento sugiere que el estrés, junto con una dieta alta en grasas, conduce a un aumento de peso adicional.

El metabolismo es el conjunto de procesos químicos del cuerpo humano que transforman el alimento en energía. Cada persona posee un ritmo metabólico único, quienes tienen un metabolismo acelerado queman calorías más rápido que sus contrapartes, por lo que pierden peso con facilidad.

La profesora en psiquiatría Jan Kiecolt-Glaser y sus colegas examinaron a 58 mujeres, de 31 a 70 años de edad, quienes reportaron si habían sufrido una experiencia estresante (como argumentos con amigos, esposos o problemas en el trabajo) el día anterior. Cada participante consumió una comida de 930 calorías y 60 gramos de grasa, el equivalente a una hamburguesa con papas fritas.

Durante siete horas, los científicos midieron los niveles metabólicos de las voluntarias, un indicativo del ritmo al que quemaban calorías, así como sus niveles de azúcar en la sangre, triglicéridos, insulina y la hormona del estrés; cortisol. Descubrieron que quienes reportaron sentirse más estresadas el día anterior quemaban en promedio 140 menos calorías que quienes no habían sentido estrés. Además, presentaban niveles más altos de insulina, sugiriendo que almacenaban más grasa.

Si bien una diferencia de 140 calorías no es alarmante en un solo día, puede representar un problema si sucede a largo plazo. Al cabo de un año, significa un aumento de 5Kg. Aunque el estudio se realizó exclusivamente en mujeres, los resultados podrían ser similares en los hombres. Para minimizar los efectos del estrés sobre el aumento de peso, Kiecolt-Glaser recomienda elegir una dieta saludable, a base de vegetales y carnes blancas.

La investigación ha sido publicada en el diario Biological Psychiatry.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente