Llueve tu recuerdo…
Cae a goterones lentos
sobre mi alma azul
invadiendo cada espacio
en la quietud de la tarde.

En el susurro ámbar del ocaso
leo las notas de tu ausencia,
leo tus pausas, tus silencios,
la nostalgia craquelada
de nuestros desencuentros.

Y extraño la palabra, la voz,
la risa, las charlas,
esta locura imparable
de soñar despiertos,
tejer nuestros versos
y ¡entrelazar el alma!

Por: Rossi Er